Solo para Fans

El uniforme no juega, pero...

Es común escuchar en un juego de beisbol amateur que el uniforme no juega. Y es cierto. El rival puede llegar elegantemente vestido, con bateras de lujo, hasta con bat boy, haz de cuenta que se tratara de un equipo ligamayorista. Pero aunque en esa parte parezca un trabuco: el uniforme no juega. Muchas veces eso se cumple.

Obviamente en un nivel profesional esa parte no pasa por la mente de algún jugador, porque es evidente que en el campo estarán los mejores peloteros, pero creo que lo que está sucediendo con los Yanquis sí tiene algo que ver con el uniforme a rayas.

Y no es que los Indios se hayan impactado por jugar contra ellos ni que los Astros estén padeciendo el mismo mal, sino que el inconsciente colectivo ha jugado a favor de los Yanquis. Me explico. Ir perdiendo 8-3 contra los Yanquis en el segundo juego de la Serie Divisional cuando lanzó tu as (Corey Kluber) tuvo un impacto en los fans de Cleveland, una ciudad pequeña (comparada con Nueva York) en muchos aspectos y con una historia perdedora en los deportes. El aficionado pudo cambiar el ánimo, la confianza y las ganas de gritar y hacer sentir la ventaja de local se cambiara por preocupación y una energía negativa. Aunque ese juego lo ganaron los Indios (aunque si somos estrictos Nueva York no tenía que haberlo perdido en una situación normal), Yanquis demostró (y se demostró a sí mismo), lo que podían hacer no solo en el campo sino el impacto que pueden tener en el rival. Y terminaron ganándole a los Indios.

Con Houston el camino puede tener algo similar. Aunque los Astros ganaron los dos choques en casa fue apenas con dos pizarras de 2-1. El fan de Houston disfrutó de esas dos victorias, pero también se dio cuenta de lo limitado que se vio su novena y pudieron dejar esa energía en el aire. Llegando a Nueva York la situación se volteó y el equipo siempre ganador y construido a través de leyendas, sabe que si 50 mil aficionados crean una atmósfera a favor de los locales, y sus jugadores salen al campo llenando el uniforme.

El uniforme no batea, ni fildea, ni lanza, pero sí puede tener un impacto en la mente de los fans y quizá de algunos jugadores, que al concentrarse en altas cantidades, puede mover la energía dentro del diamante. A veces cuando el beisbol te da es porque las cosas alrededor del equipo están buen alineadas, y eso puede ser provocado por lo que significa el uniforme a rayas.

Esto es algo que no puedo comprobar, pero tampoco hay forma de negar que suceda ni de demostrar que eso no existe, así que pensar que Yanquis no solo está teniendo un gran pitcheo con un orden al bat equilibrado donde no dependen de un pelotero (Aaron Judge) para ser productivos, sino que también les echa una mano el poder de la mente, de las ideas y de la energía que rodea a los juegos de playoffs.

@mikeboada