Solo para Fans

Sigue Diablos... ¿y luego quién?

Ayer el estadio Monterrey cumplió 27 años de existencia. La casa de los Sultanes fue inaugurado el 13 de julio de 1990 con un duelo del Mundial Juvenil entre Cuba y México mientras que el 20 de julio tuvo su primer choque de Liga Mexicana cuando los Fantasmas Grises enfrentaron a los Tecolotes de Nuevo Laredo.

Al momento de su inauguración, el estadio Monterrey fue la joya más brillante y espectacular del beisbol en México y en Latinoamérica, un inmueble con capacidad de 27 mil aficionados, con todas las comodidades y lujos que se podrían encontrar en parques en los Estados Unidos, de hecho, su estructura fue basada en la del Qualcomm Stadium, de San Diego. Eso provocó que en 1996 recibiera una serie de Grandes Ligas de temporada regular, la primera que se daba fuera de EU y Canadá.

El señor tiempo ha pasado y ya tiene 27 años de existencia, lo que ha hecho que la directiva del equipo tenga un proyecto de remodelación a fondo que inició esta temporada y que desarrollará durante el receso que se dé al terminar este calendario, para volver a ponerlo a la altura de lo que la LMB va a llegar a ser.

Pero mientras ese lugar se renueva, en la ciudad de México se dará otro paso en la nueva etapa de la Liga Mexicana cuando se inaugure el estadio de los Diablos Rojos. Modernidad en todos los sentidos, un lugar donde todos los asistentes tendrán opciones de entretenimiento que empiezan con el beisbol y van más allá de. Esa inauguración no solo será para que los aficionados de los pingos la disfruten, sino también hará que surja la siguiente pregunta: Sigue Diablos, ¿y luego quién?

Así, dentro de esa nueva etapa en la que entrará el beisbol en México, en la que se dará un espectáculo 360, también se tocará el tema de los estadios.

Me queda claro que es un punto mucho más profundo que otros que se han tocado, pero es uno que también tiene que estar en la mira de los dueños y de la LMB.

Los Toros de Tijuana son los que ya han hablado de tener ese plan en la mesa y con lo que están haciendo en todas las áreas, será el siguiente que estrene estadio. En Yucatán y Puebla se ha dado una remodelación que sí cambió la experiencia de ir al beisbol, en Monclova ya se empezó a trabajar en eso (es un caso similar al de Sultanes), al igual que en Torreón.

Otros lugares como Veracruz y Campeche recibieron un buen arreglo (el primero para los Juegos Centroamericanos de 2014 y el segundo para el Juego de Estrellas que se realizó este año) pero podría ser el principio de un plan más grande, aunque claro, ahí se necesita que sea inyectado dinero de la iniciativa privada, los tiempos de depender del gobierno ya deben de quedar atrás.

¿Quién más se apunta a seguir con esta nueva etapa ya sea con un estadio nuevo o con una renovación a fondo?

Twitter@mikeboada