Solo para Fans

El reto de los Diablos

Cuando quedan ocho series por disputar en la temporada, 23 juegos por equipo, los Diablos Rojos del México tienen un reto: administrar a sus peloteros titulares y principales lanzadores, pero sin que el equipo pierda el ritmo.

El conjunto sabe que va a calificar a playoffs y que será líder del Norte, ya que empezó la semana con 10.5 juegos de ventaja sobre el segundo sitio de la Zona Norte, Monclova, y tiene 16.5 de distancia con el quinto sitio (Aguascalientes), entonces el trabajo estratégico que tienen es muy distinto al del resto de escuadras.

Mientras Monclova, Saltillo, Laguna, Aguascalientes, Tijuana, Monterrey y Tamaulipas tienen que echar toda la carne al asador, no guardarse nada porque lo que necesitan son victorias, Diablos aprovecha para cuidar a sus principales hombres y le dan juego a los que menos tiempo han estado en el campo.

Y la novena colorada se puede dar ese lujo porque sabe que tras la apuesta de abrir sus filas a los jóvenes el año pasado su nivel de rendimiento es más alto que el que le dieron otros peloteros campañas atrás, así que aún teniendo a algunos titulares en el dugout el desempeño no baja y las victorias no se van.

En los últimos 10 juegos el mánager Miguel Ojeda ha utilizado a 31 jugadores, 15 bateadores y 16 pitchers, y esa repartición de tiempo de juego seguirá.

Japhet Amador, Emmanuel Ávila, Jesús Fabela, Cyle Hankerd y Ramón Urías son los únicos que han estado los 10 encuentros.

En cuanto al pitcheo, Jonathan Albaladejo (seis) y Juan Sandoval (cinco) son los brazos de refresco que más veces han sido llamados del bullpen. Dejando de lado a los abridores (Marco Duarte, Arturo López, Juan Pablo Oramas, David Reyes y Yair Lozoya), Sandoval y Manny DelCarmen se han convertido en los brazos donde más trabajo se les ha pedido con seis y 5.2 entradas de labor.

En cuanto a Luis Jiménez, lo que parece estar pasando es que tiene la oportunidad de acumular turnos al bat para encontrar su ritmo, y no hay mejor forma de hacerlo que pasando a la caja de bateo, si de aquí al 14 de agosto (último día de la temporada regular) sigue siendo inconsistente, seguramente no será titular y será llamado como emergente en algún juego cerrado, pudiendo ser la diferencia.

Siete triunfos o siete derrotas de Aguascalientes le dan la calificación a los pingos, quizá la próxima semana en casa amarren su calificación.


@mikeboada

EDITOR BEISBOL