Solo para Fans

El problema es quién llega

Y la lista sigue creciendo. Ya son nueve los equipos que han cesado al mánager con el que empezaron la temporada, debido a que no les dio los resultados que esperaban, así, nueve de los 16 equipos de la LMB, más de la mitad, han tenido que corregir en la marcha luego de haber apostado a un mánager.

Habiéndose jugado alrededor de 65 de los 113 encuentros programados en el calendario regular, ayer los Piratas de Campeche confirmaron la salida de Dan Firova y con eso la lista de salidas ya empató la cantidad de equipos que cambiaron de manejador en 2014.

En la última semana se dio un boom en este tema luego que Tijuana anunció el cese de Eddie Diaz, siguiendo Laguna, Aguascalientes y ahora Campeche, por lo que ahora es más fácil y rápido decir cuáles equipos han mantenido al manejador con el que empezaron.

Pero el problema con este tema no es quién se va, el problema es quién llega.

No importa la experiencia que tengan en LMB o en otras ligas, los malos resultados le pueden llegar a cualquiera y esos resultados son los que miden su permanencia o su salida, pero el problema empieza al buscar al relevo, pues los candidatos son muy pocos.

Puebla y Quintana Roo decidieron apostar a mánagers con experiencia como jugadores en MLB, siendo los únicos que debutaban en LMB, y ambos ya no están, esa quizá no es la fórmula, entonces, ¿a quién elegir? ¿Habrá que buscar sangre nueva o apostar a los viejos conocidos?

Tijuana decidió abrirle la puerta a Juan Gabriel Castro, que está en su primera aventura en el verano, y Laguna a Mario Mendoza, quien estará al frente de su equipo 13 en LMB. Rieleros y Campeche deben ver quién está libre, y quién tiene la capacidad y la experiencia para levantar al equipo. Ese es el reto.

Así que no duden que alguno de los nueve que ya salieron encuentren chamba en otro equipo, como le pasó a Matías Carrillo, Alfonso Houston Jiménez y Mendoza el año anterior, cuando defendieron dos jerseys distintos.

Con lo que queda por jugar quizá la lista de ceses crezca y llegue a 10, 11 o 12, el reto es encontrar quién puede ocupar las vacantes.

Esta situación puede prender los focos de los equipos o convertirse en una oportunidad para no solo pensar en trabajar para desarrollar jóvenes peloteros, sino en formar al que sería su mánager en un futuro.

EDITOR MÁS AFICIÓN

@mikeboada