Solo para Fans

El despertar del diablo

Algo les faltaba para hacer clic y parece que ya reencontraron la chispa que caracterizó a los Diablos Rojos del México desde el 2014, esa nueva identidad que encontraron a partir de su renovación. Y por lo que vimos, esa llegó a partir del juego del viernes pasado en casa frente a Laguna.

El conjunto capitalino inició su vuelo de 2016 con demasiada turbulencia, ya que más allá de los ganados y perdidos (que para este lunes les hace tener una marca de 13-13), no parecían tener la misma cara que sorprendió a los aficionados en 2014, pero que los convenció y rápidamente, muy rápidamente, los conquistó.

Este año la intensidad nunca ha faltado. El ver cómo siguen y siguen llegando caras jóvenes con talento, que sienten los colores y que cumplen todos los roles que se les asignan, se ha visto en cada juego. La actitud no se ha perdido. Aquí lo que veo que las lesiones y el natural proceso de adaptación a un mánager que ya conocían, pero que está en su debut en LMB, es lo que contuvo al diablo. Aunque en las series en casa frente a Monclova y Laguna despertó.

El roster del equipo tenía prácticamente a los mismos peloteros con los que el año pasado terminó como el mejor conjunto de la temporada regular con 73 ganados. El lineup del juego inaugural tuvo a siete de los nueve peloteros del último choque de la campaña 2015, en el capítulo de los extranjeros ya tenían los pasaportes de Cyle Hankerd, Manny Acosta y Juan Sandoval, la única novedad al iniciar era Sandy Madera.

Apostaron a arrancar solo con cuatro foráneos, pero al tener que inyectar más estamina, abrieron espacio para llegar a los seis permitidos; detrás del plato no han podido tener continuidad y cuatro catchers han jugado y su staff de lanzadores abridores ha padecido (tienen récord de 6-7). Pero en la semana donde fueron barridos por Monclova y después se llevaron la seria contra Laguna, el conjunto capitalino parece que llegó al punto que necesitaba para abrir los ojos y despertar.

Y no solo fue ese robo de home de Leo Heras en el choque del viernes contra Vaqueros, va más allá de eso, en los duelos frente a Acereros las cosas empezaron a lucir como en 2014 y 2015, y si se mantienen con esa inercia, se va a poder constatar que el Diablo ya despertó.

twitter@mikeboada