Solo para Fans

¿Y qué le van a hacer al ‘Chato’?

Días atrás escribía sobre la necesidad de que tanto equipos como peloteros le den valor real a sus carreras y se sepan importantes para la historia de la Liga Mexicana, y que consideren que cuando algún pelotero que haya dejado una huella profunda en los diamantes quiera dejar de jugar, se haga algo para que los fans tengan oportunidad de despedirlo y agradecerle lo que aportó (aunque fuera con el equipo rival) al espectáculo.

El caso que actualmente se está dando es la despedida de Óscar Robles, a quien ayer los Leones de Yucatán le hicieron un reconocimiento por su carrera, misma que se dio en su visita a Puebla y a la ciudad de México. Pues ahora el jugador que se va es Jorge Chato Vázquez.

Claro, son situaciones distintas en circunstas diferentes, ya que Vázquez tomó la decisión de decir adiós por una lesión que no solo no lo dejó jugar a gusto para poder aportar, sino que es el resultado de años de problemas físicos que le aquejaron y que han hecho que su cuerpo ya no pueda más.

¿Qué se haría en casos como éste? Obviamente, no habrá una gira de despedida ni nada parecido, pero creo que tampoco se puede dejar que se haya despedido por medio de un comunicado de los Diablos y ya, aquí es donde la Liga Mexicana y sus equipos deben de mostrar que están en otra sintonía y entrando a una nueva etapa.

¿Qué tal que Tigres (con quien jugó 15 temporadas) lo invite a algún choque para que lance la primera bola y ahí le agradezca lo que hizo por el club? ¿O si Diablos Rojos lo invita a realizar una conferencia para platicar sobre la decisión y más cosas?

Claro, lo primordial es que El Chato quiera que se dé alguna de las dos, no a todos les agrada ser parte de eventos así o estar en conferencias de prensa, pero es ahí cuando los equipos deben de buscar algo para que la carrera de Vázquez no se acabe así, con un comunicado, porque solo hay que hacer un poco de memoria y ver que no solo dejó 201 jonrones y 703 carreras producidas en la LMB, sino que escribió su nombre en el libro de los récords porque el 13 de mayo de 2006, frente a Tabasco jugando en Puebla, tuvo un juego donde pegó cuatro jonrones.

@mikeboada