Solo para Fans

Les cayó de perlas

Después de la tormenta viene la calma… Y la calma llega después de tres triunfos… Por fin en el feudo de los Diablos van a tener algo de calma, y es que luego de semanas con preocupaciones y derrotas que les hicieron tronarse los dedos, tendrán un verdadero día de descanso.

El club ha padecido en las últimas semanas de altibajos no solo en los resultados, sino en el ambiente de su dugout y en el desempeño dentro del terreno, pero tras una semana muy pesada (en el diamante y en lo mental), ganarle los tres juegos a los Broncos de Reynosa se convirtió en la mejor aspirina para quitarse el dolor de cabeza.

El club venía de una racha de 4-8 cuando recibió a los Sultanes, quienes barrieron a los pingos. Se dio la salida de José Luis Sandoval y la llegada de Víctor Bojórquez, quien tomó al club con una marca de 4-10. Aunque perdió su primer duelo como mánager de LMB (con lo que se pusieron 4-11), vio cómo el equipo logró su cuarta barrida de la temporada al superar a Reynosa en los tres cotejos del fin de semana.

Diablos tenía que ganar esta serie, que les llegó en el mejor momento posible, como se dice, ‘les cayó de perlas’, porque aunque estuvieron a punto de echar a perder el primer juego, el equipo ganó con números claramente cargados de su lado. A la ofensiva: 23 carreras y 39 hits. En el pitcheo: seis anotaciones admitidas con 24 imparables.

En lo que sucede en el centro del diamante se puede ser más específico, ahí hay que destacar al pitcheo abridor, una de las partes donde más han padecido este año. Sus números fueron: dos triunfos, 20.2 entradas con cuatro carreras permitidas.

Sí hay notables diferencias entre un club que ha padecido y tiene la exigencia de llegar a playoffs (Diablos), y una escuadra que es la peor de LMB con apenas 22 ganados y espantosos 61 descalabros (Broncos), y por eso mismo, aunque triunfos son triunfos y valen igual en el standing, deben tomar con calma esta barrida, porque viene lo más difícil y donde tendrán menos margen de error en cada juego, empezando con una gira por Tabasco y Veracruz.

Haciendo cuentas y platicando con gente que sabe de beisbol y miembros de los mismos Diablos, la meta dentro del feudo rojo sería que con 18 o 19 triunfos (o más) en los 29 juegos que les quedan, estarán en playoffs, y no solo eso, podría ser en una posición cómoda (¿tercer sitio?). 

@mikeboada