Solo para Fans

Antes del borrón y cuenta nueva (II)

En la columna anterior, hablé de que por empezar los playoffs algunas cosas de la temporada regular pasan al borrón y cuenta nueva, pero antes de que eso suceda, recordé dos hechos destacados, el de los equipos calificados (dos con marca perdedora, nada para presumir) y el de la baja en la asistencia total a los parques, y quiero seguir con el tiempo promedio de juego y los peloteros refuerzos y regresos que marcaron la diferencia.

Cansados de explicarle a los equipos (mánagers, gerentes y jugadores) y no ver un progreso, la LMB se enfocó en actuar en disminuir tiempos muertos, uno de ellos, en el cambio entre inning e inning. Los umpires serían más estrictos y se enfocarían en apresurar al equipo que entra a la defensiva, empezando con el pitcher, llevando el tiempo que tienen para realizar los seis pitcheos de calentamiento, además de también hacer mover más rápido al bateador en turno. Así, por primera vez desde 2005 (desde que se lleva un registro de los tiempos vía Ligas Menores), se terminó la temporada por debajo de las tres horas de juego, al promediar 2:58. Esos 10, 15 o 20 segundos que se evitan gastar en tiempo muerto entre entradas ha resultado en una notable reducción que beneficia a todos y que ayuda a que los aficionados disfrutemos más. El punto todavía a trabajar es tener una respuesta más rápida de los bateadores.

Después de esto también hay que hablar del tema de los refuerzos extranjeros y los regresos. Esta temporada los equipos decidieron no solo subir a seis los espacios en el roster para los foráneos, sino que todavía hubo un lugar para un mexicoamericano, dos sitios menos para mexicanos, dos sitios menos para darle oportunidad a jóvenes. Dentro de ese hecho, hay algunas cosas para destacar. El debut de Jesús Valdez y Corey Wimberly (Yucatán), Miguel Tejada (Puebla), Jeremías Pineda (Veracruz), Danny Richar (Aguascalientes), Edgmer Escalona (Saltillo), Tony Peña (Laguna), Josh Lueke (Ciudad del Carmen) inyectó calidad a los rosters al dar un mejor espectáculo, se convirtieron en ídolos y, de no recibir oportunidades en otro beisbol, seguramente serán esperados con ansía para el próximo calendario. Extranjeros así levantan el beisbol, lástima que son contados los que marcan diferencias.

Editor Más Afición
@mikeboada