Solo para Fans

¿A quién le gusta ver el beisbol por la radio?

En tiempos donde en tu mano, estés donde estés, puedes enterarte del resultado de tu equipo en tiempo real, sigo creyendo que hay cosas que el beisbol nunca debe de perder, elementos que nunca debe descuidar, al contrario, debe de tener a los mejores en esas posiciones, porque es parte de la gran magia que uno como aficionado puede vivir.

Me refiero a la transmisión de los juegos por radio. Quizá es para los románticos de este deporte y no va con los nuevos tiempos en lo que más llama la atención es lo que se ve, pero el beisbol encontró en la radio a su primer gran acompañante, confidente, crítico y principalmente, a su principal comunicador. La llegada de la televisión hizo que las cosas cambiaran. La creación de nueva tecnología, ha hecho que las cosas cambien. Pero hasta el año 2017, ninguna de esas dos situaciones ha hecho a un lado a la radio... y espero que nunca lo haga.

La magia de la radio y el beisbol es única. Y eso me sucedió justo ayer. El fin de semana hubo una visita a Puebla donde el sábado tocó ir a ver a los Pericos al Estadio Hermanos Serdán y el domingo al regresar a la Ciudad de México, en el camino mientras manejaba vi el juego dominical entre los poblanos y los Saraperos de Saltillo. Lo vi en la radio.

Mi tocayo Miguel Ángel Byrd, cronista de Pericos, ha hecho de una frase un signo de identidad del que muchos aficionados disfrutan, y eso se ve con los mensajes vía Twitter que le llegan con la frase:

"Viendo el beisbol por la radio".

Pero la historia no acabó ahí.

Después de perder la señal de los Pericos, minutos después, por la antena del radio atrapamos a mano limpia la señal que se generaba desde el Fray Nano. Empezamos la jornada con los Pericos y la seguimos con los Diablos. De escuchar a Miguel Ángel Byrd y Pablo Grajales a imaginar el juego con la narración de Agustín Castillo y Miguel Fernández. Dos ciudades, dos juegos, un mismo radio y todo, en un mismo viaje.

Ojalá que los equipos nunca acaben con esta magia y no solo eso, que sigan cuidando esta parte y mantengan a las voces que hacen esa magia, porque no es nada extraño que los cronistas de radio sean mucho mejores que lo que uno luego se encuentra en las transmisiones de TV.

Twitter@mikeboada