Solo para Fans

¡¡¡Comprométete y da tu pronóstico!!!

Pues bien, los Yanquis siguen a dos derrotas de quedar eliminados... pero qué diferencia, están a dos triunfos de ser ellos los que lleguen a la Serie Mundial.

Algunos me bulearon porque en la columna pasada (llamada ‘No lo sé, simplemente no lo sé’) no respondí si los Yanquis iban a regresar en la Serie Divisional contra los Astros o no. ‘Comprométete Boada’, me dijo en tono de broma Luis Enrique Gutiérrez, editor de cierre de este periódico. ‘Padrino, yo decía que no había mejor equipo que Cleveland y que ellos iban a ser campeones, no voy a pronosticar algo, ya los Yanquis me hicieron quedar mal’, le respondí.

Pues ahora voy a decir si creo que los Yanquis llegan o no a la Serie Mundial... aunque me pongan de 0-2...

En primera, no veía que Astros pudiera barrer a los Yanquis, ya que si bien estaban 2-0 arriba, sus triunfos fueron tras una fórmula que es complicada de repetir: espectacular pitcheo y bateo apenas suficiente. Ganaron 2-1 ambos duelos, 2-1, lograron contener a los Yanquis en cinco imparables en ambos duelos y los poncharon 27 veces en total, pero ellos apenas pudieron anotar dos ocasiones cada juego.

Para repetir eso debían de tener otras dos joyas de Charlie Morton y Lance McCullers, que aunque no fueron vapuleados ni nada similar, no mantuvieron esa línea casi perfecta de sus antecesores. Yanquis encontró la forma de batear y su pitcheo controló, dentro de su margen de error, a los Astros.

Ahora pase lo que pase hoy la Serie Divisional volverá a Houston y tendremos la oportunidad de ver de nuevo a Dallas Keuchel (esta noche) y Justin Verlander (quien lanzará en casa el viernes), por lo que podríamos ver otro show desde el montículo.

Pero ya aprendí que aunque estos Yanquis en teoría están en proceso de contruir una nueva filosofía, ya saben lo que es ganar a la hora cero. Por segunda ocasión en estos playoffs los Yanquis estaban 0-2 abajo en su serie y han empatado y eso sicológicamente tiene mucho peso, no solo para ellos sino para el rival. En casa la energía estará jugando a su favor de nuevo y Aaron Judge pasó de ser un bateador presionado y quien estaba pagando cierta novatada a estar encendido.

Si de por sí le han lanzando con pinzas, ahora deben de ser más cautelosos los Astros porque los pitcheos con los que podrían controlarlo ya no tienen los mismos efectos. Es humano pero en la batalla sicológica él ya no está del lado más débil. Y claro, Judge no es el único, el resto está respondiendo de una y otra forma.

Ahora sí, mi pronóstico: hoy Yanquis le gana a Dallas Keuchel y el viernes Justin Verlander vuelve a lanzar otro gran duelo y la serie llega a siete juegos. El último, el sábado en Houston, tendrá un desfile de lanzadores, más bateo pero Ken Giles estará en la loma para sacar el último out, con el que los Astros van a amarrar su segunda aparición en una Serie Mundial. 

@mikeboada