Solo para Fans

Se acabó la magia del Fray Nano...

Solo fueron tres temporadas, pero fueron campañas de sabor, de sabor a beisbol y de volver a sentir lo que es un parque de pelota. Ayer se dio la despedida del Fray Nano como estadio de los Diablos Rojos en la Liga Mexicana, y aunque todavía habrá duelos de la Liga Invernal a partir de octubre, ayer comenzó oficialmente la mudanza del equipo capitalino a su nuevo estadio.

Muchos van a extrañar el inmueble de la colonia Jardín Balbuena, ¿alguien extraña el Foro Sol? No lo creo. Pero se tuvo una extraña sensación de nostalgia al saber que Diablos quedaba eliminado y ya no se le verá de nuevo ahí, en ese pequeño, pero acogedor inmueble, aunque todos sepan que la próxima vez que los pingos jueguen como local va a ser en su nuevo y flamante estadio.

Los fans y los Diablos deben de estar muy agradecidos con el Fray Nano. Primero porque el puro nombre hablaba de beisbol, estaba totalmente ligado al Rey de los Deportes y a la historia de la Liga Mexicana, ya que así es como fue conocido el fundador de la LMB, Alejandro Aguilar Reyes. Eso ya era una motivación y luego, las condiciones del inmueble, sí, pequeño, pero que le dio un sabor más familiar y más beisbolero, algo que se perdió a partir del 2 de junio del 2000, un día después de que se cerró el parque del Seguro Social y se inauguró el Foro Sol como “estadio de beisbol”.

La Ciudad de México y sus fans ya necesitaban esta ráfaga de aire que se llevó las nubes que desde el 2000 se metieron en la mente del aficionado para nublar y hacer olvidar el incomparable ambiente que se tiene en un parque de pelota. Además, ese ambiente y calor de hogar enamoró a muchos que no lo conocían y ahora son nuevos aficionados.

Eso le da un sabor agridulce a esta despedida, ya que a los fanáticos les gustó tener un estadio nuevo de beisbol, a pesar del gran dolor de cabeza que fue el tema de estacionarse y los niveles de inseguridad que se viven en los alrededores del inmueble.

Así es como se fueron los fans ayer del Fray Nano, con tristeza porque se cerró esta etapa donde se vivió la magia del beisbol, pero viene un estadio que será moderno, algo que en la CdMx no se ha visto desde 1955, cuando se inauguró el Parque del Seguro Social. El reto será inyectarle la magia a ese gran parque de pelota. 

Twitter@mikeboada