Solo para Fans

Tranquilos fans de los Cubs

Parece que todo pasó del gozo al pozo, pero tranquilos, a esto todavía le queda mucha cuerda. Apenas hace una semana (el martes 13) en Chicago estaban viviendo una locura porque eliminaron al mejor equipo de las Ligas Mayores y avanzaron a su primera Serie de Campeonato desde 2003. Ahora pareciera como si hubieran caído en un pozo sin fondo y que todo está acabado. Sí, los Cachorros perdieron los dos primeros juegos de la Serie de Campeonato en Nueva York, pero pensar que van a barrerlos no es algo sencillo de darse.

A estas alturas están los dos mejores equipos, o al menos los dos que mejor beisbol han jugado en las últimas semanas, así que esperar que la Serie de Campeonato de la Liga Nacional se acabe en barrida es algo irreal. Claro, no es imposible, pero ayer los Azulejos de Toronto mostraron lo que sucede cuando vuelves a jugar en casa en unos playoffs.

Aunque lo que ha pasado no es una regla, sí sirve como un ejemplo de las cosas que pueden suceder esta noche en el Wrigley Field, y el más claro ejemplo lo vivimos ayer cuando la ofensiva de los Blue Jays explotó y se metió en el duelo tras anotar 11 veces.

Desde 1985, cuando las Series de Campeonato se hicieron a ganar cuatro de siete duelos, solo siete veces se ha terminado en barrida: cinco en la Liga Americana y dos en la Nacional. O sea, de las 59 confrontaciones que se han realizado (contando la de la Americana entre Toronto y Kansas City), solamente siete acabaron por la vía rápida, en cuatro duelos. Eso equivale apenas al 11 por ciento.

Aun así, están frescos en la memoria cuatro series que acabaron en cuatro juegos, solo hay que revisar lo que pasó en los playoffs de 2014, 2012, 2007 y 2006.

Los bats de los Cubs deben ponerse las pilas,  sobre todo los que están en la parte medular del orden al bat. Kris Bryant, Anthony Rizzo y Starling Castro han bateado apenas cuatro imparables en 21 turnos al bat, con una carrera anotada y dos producidas. 

 

@mikeboada