Solo para Fans

Ni uno ni otro

Apenas cuatro juegos aguantaron los finalistas del 2015. A Tigres de Quintana Roo y Acereros de Monclova los despacharon rápido de los playoffs, dos encuentros en casa y dos en gira y adiós, a pensar en la siguiente temporada. Y tanto debe ser algo preocupante que nunca en la historia de la LMB había sucedido que las dos novenas que disputaron la final un año antes fueran barridas en la primera ronda de la campaña siguiente.

Fue a partir de la temporada de 1970 cuando ya se hizo anual la realización de una postemporada y de una final para conocer al campeón. Desde esa fecha, solo un finalista fue barrido en la primera confrontación de postemporada al año siguiente, lo que le acaba de pasar a Tigres y Acereros. Eso fue en 1989, cuando los Diablos Rojos (campeones en 1988) fueron despachados por los Piratas de Campeche 4-0 en la primera ronda de los playoffs.

Entonces, ¿qué sucedió?

El campeón 2015 se puso en un cómodo tercer sitio del Sur y, ante lo lejos que estaban los líderes (Yucatán y Puebla) y el cuarto sitio (Campeche), navegó tranquilo en ese lugar varias semanas. Con menor presión para obtener resultados, pasó un poco inadvertido que su ofensiva era un gran problema. Y en cuatro juegos quedó claro: .178 de porcentaje de bateo (el peor), apenas ocho carreras y 21 hits. Curiosamente, Pericos anotó más carreras que ellos en el primer juego.

En los Acereros me niego a pensar que la salida de Josh Lowey sea la razón. Por más extraordinaria temporada que estaba teniendo, él solo no iba a ser la diferencia. Ok, posiblemente la tocaba tirar el primer juego frente a Tijuana, ¿y después? Aquí simplemente los Toros llegaron en mucho mejor ritmo, con un pitcheo que pasó de un 4.59 en mayo a un 2.98 en julio-agosto. Acereros no tuvo la forma de dañar lo suficiente a los fronterizos, y ellos hicieron un poco más. Y hablando de bateo, Toros sumó 40 imparables (10 por juego) y Monclova acabó con un alto 4.25 de PCL. Ninguno estaba en su mejor momento y sus rivales están totalmente encedidos y así esas dos series acabaron en barrida.  

@mikeboada