Solo para Fans

¿Quién sí es muy paciente?

Apenas han pasado dos semanas de la temporada en la Liga Mexicana y en algunos clubhouses ya se prendieron los focos rojos. Perder es la razón. Es una temporada larga, muy larga, pero ver cómo los demás equipos suben uno, dos, tres, cuatro o más escalones y la novena se queda en el mismo, como si tuviera los spikes clavados en la madera sin poderlos levantar, hace que la cara de alegría de los directivos por el regreso del beisbol cambie por una de preocupación.

¿Qué sigue si tu equipo tiene marca de 2-14? Ligaste 11 derrotas, ¿qué debes hacer? Después de 15 duelos no has bateado jonrón y apenas has ganado cuatro duelos, ¿cómo cambiar las cosas?

La palabra clave es: paciencia. ¿Pero, cuánta? ¿Hasta cuándo? Son 97 juegos los que quedan en el calendario regular, mucho camino y para nada están definidas las cosas, pero la cabeza y el corazón de cada uno de los directivos es distinta... y la cantidad de paciencia también.

Todos sabemos que en las circunstancias que viven Guerreros de Oaxaca (2-14), Rojos del Águila de Veracruz (tiene 11 descalabros consecutivos) y Delfines de Ciudad del Carmen (marca de 4-12), y todo apunta a que uno de los movimientos para cambiar las cosas sería cortar por la parte más delgada, quitar al mánager, pero si una de las esencias del beisbol es siempre jugar con paciencia. ¿Hasta dónde se podrá estirar la Liga sin que se rompa?

Oaxaca tiene como manager a Enrique Reyes, séptimo manejador con más triunfos en la historia de LMB (920), que sabe lo que significa ajustar y, con algunos refuerzos (como Brett Harper, su héroe ayer), empezar a subir escalones. En Veracruz apostaron por un dirigente que desde 1991 no estuvo en México y no vio nada del beisbol mexicano Mark Weidemaier. Aunque el año pasado militó con los Nacionales de Washington, sí, en MLB, tiene como debilidad no conocer a los jugadores. En 15 juegos difícilmente puede acomodar sus piezas para que funcionen, ganaron los primeros cinco duelos de la campaña, así que sí sabe cómo hacerlo.

En Ciudad del Carmen está José Offerman, quien recibió un equipo con cara joven que ha padecido, no ha podido dar ni un solo cuadrangular y ha sido el pitcheo el que más o menos los ha mantenido. Necesitan refuerzos para pensar en subir.

Aunque yo apostaría a la paciencia, esta semana es clave, y a más tardar el lunes podríamos ver el primer cambio de estratega. ¿Quién será? 

mikeboada