Solo para Fans

Demasiado agitado

Agitado resultó este miércoles en la Liga Mexicana. De hecho, demasiado agitado. Y la primera sacudida de la jornada se dio temprano, muy temprano, en la madrugada. Apenas un par de horas después de que sufrieron una de las derrotas más dolorosas en casa esta temporada, ya que estaban a un out de ganar y les hicieron cinco carreras en la novena y luego tres en la décima, los Diablos Rojos informaron que el tiempo de José Luis Sandoval al frente de la novena había terminado. Su filosofía de no realizar movimientos de manejador en plena campaña no pudo mantenerse por un año más.

Y fue una despedida agria, gris, fría y hasta con mentadas de madre para quien fuera icono del conjunto por 23 campañas, pero que no tuvo la fórmula para hacer funcionar a la maquinaria colorada. Luego de que Sultanes anotó tres veces en la alta de la décima tanda y de que los pingos no pudieron responder a ese ataque para sufrir su descalabro 39 del año, desde las tribunas del parque Fray Nano fueron lanzados abucheos, mentadas de madre, insultos y gritos de “¡Fuera Borrego!”, como si fueran rectas de cuatro costuras lanzadas una tras otra al catcher. Las llamadas empezaron a llegar y a Sandoval se le confirmó que habían decidido hacerlo a un lado. A la 1:19 de la mañana fue enviado el boletín del club anunciando que el Borrego salía y en su lugar llegaba Víctor Bojórquez.

Así, muchos se fueron a dormir sabiendo que Sandoval era el manejador y despertaron enterándose de que Bojórquez tomaba las riendas. Pero a esa sacudida le siguió otra. Aunque con otro epicentro. En Monclova se confirmaba lo que ya se había escuchado, lo que ya se había rumorado, el temporadón de Josh Lowey llamó la atención a 11 mil 255 kilómetros de distancia y el pitcher llegó a un arreglo para jugar en la Liga Profesional de Corea. Así es, mejor nos olvidamos de ver a alguien ganar la Triple Corona de pitcheo, algo que estaba gestando el derecho con sus 13 triunfos, 1.65 de PCL y sus 131 ponches.

Y si para el aficionado fue una sacudida, para los Acereros parece un terremoto. Su mejor lanzador se va, y aunque la estructura del club no está basada solamente en el trabajo del pitcher, sí representa un reto el cerrar el calendario buscando alcanzar en el primer lugar a Sultanes y no dejarse alcanzar por Laguna, Tijuana y el resto.

@mikeboada