Solo para Fans

Debut y despedida


Al arrancar la temporada de los 16 mánagers registrados había dos que debutaban en la Liga Mexicana. Puebla y Quintana Roo habían apostado en ellos porque ambos supieron lo que es pisar un diamante ligamayorista y después de eso aumentaron su experiencia al coachear en diferentes niveles en la pelota de Estados Unidos. Eso los hacía estrategas que le iban a dar un toque peculiar a ambas novenas buscando separarse de los demás.

Von Hayes llegó para tomar la rienda de los Pericos, campeones de la Zona Sur, mientras Jerry Royster se hacía cargo de uno de los equipos acostumbrados a pelear la cima, siendo campeón en 2013 y 2011, Tigres. Pero...

Sus 12 y 16 años como peloteros de Grandes Ligas y su experiencia manejando, incluso en Asia, no les sirvió ni para terminar el mes de mayo manejando todavía en la LMB. Y ambas novenas han buscado a viejos conocidos para tomar el relevo.

¿Qué sucedió? ¿Es tan diferente el beisbol que ellos jugaron y dirigieron al beisbol de México? ¿O los peloteros mexicanos no están para trabajar al estilo MLB?

El vaso medidor para determinar si la guillotina cae o no es sencilla: triunfos. Y es a partir de la falta de victorias y una evidente inconsistencia en el desempeño del equipo desde donde se basan las decisiones para darle las gracias a los managers, y eso pasó con Hayes y Royster.

Esa historia se fragua día a día, desde la pretemporada hasta los encuentros de la temporada regular, y es clave que el manejador sepa que en México no se juega al estilo MLB, pitcheos de velocidad, batazos largos, poder por todos lados. Ese fue el beisbol que ambos manejadores vivieron en su carrera y aquí no tiene efectividad. Aunque se tienen muchos pitchers que superan las 90 millas, aquí se juega también con los cambios de velocidad, con pitcheos rompientes, con toques de bola, con líneas hacia los jardines.

Y también está la parte de la agenda tipo MLB, altamente exigente en cuanto a horas de trabajo, tipo de entrenamiento y tipo de desempeño dentro del diamante, algo a lo que muchos no están acostumbrados y listos para enfrentar. Y si no hay química entre managers y peloteros, simplemente las cosas no se dan.

Así, Pericos y Tigres tuvieron que olvidarse de la idea de innovar y regresaron a la fórmula casera de managers hechos en LMB, que ya han sido campeones: Matías Carrillo y Roberto Vizcarra.

Editor Más Afición
@mikeboada