Solo para Fans

Ahora o nunca


El mensaje fue claro: para Diablos ya empezaron los playoffs. Así será en los próximos 32 juegos que tienen en el calendario y el nuevo mánager del equipo lo sabe y los jugadores lo saben. Estar aún cerca del tercer sitio les da posibilidades reales para aspirar a ese sitio o al cuarto, con lo que tienen un margen de error para trabajar.

Pero aun con lo inestable que está el terreno que pisan Vaqueros, Toros, Diablos, Rieleros y Saraperos, la novena capitalina debe cambiar más que la actitud y la mentalidad, dos puntos que se resaltaron en la presentación de Víctor Bojórquez como el nuevo estratega. Diablos tendrá una cara distinta por este cambio, algo que los pondría en mejores condiciones para buscar los triunfos, pero es claro que los detalles que les han afectado van más allá de la parte mental.

El principal pendiente está en el pitcheo. Si se revisa la lista de pitcheo colectivo de la LMB hay que recorrer con la vista del equipo que está en el primer sitio (Quintana Roo con 3.19) y bajar hasta que finalmente se pueda encontrar a Diablos en el último casillero con su promedio de carreras limpias de 5.18. Ahí es donde los peloteros van a tomar un papel protagónico en esta nueva etapa. Y los primeros en tener que pararse al frente del grupo son los abridores.

David Reyes, Arturo López, Marco Duarte, Juan Pablo Oramas, Efrén Delgado, Octavio Acosta y Jorge Martínez, en distinto orden y en diferentes momentos, van a tener que tomar las riendas. Es obvio que no todo estará en ellos, pero deben cumplir con el rol de poner al equipo en la mejor posición para ganar en cada salida, sí, en cada salida.

Y en eso han estado trabajando. Por lo pronto Oramas y López ya pasaron por un proceso para retomar su nivel y Marco Duarte trabaja en sesiones especiales y hará bullpen estos días para saber cuánto ha mejorado y cuándo volverá a abrir un juego, algo que hizo por última ocasión el 25 de mayo.

Luego de ser barrido por Sultanes, Diablos tiene la oportunidad de empezar a cambiar las cosas este fin de semana, cuando reciba a Broncos de Reynosa, y ahora debe aparecer la afición colorada. He vivido lo complicado que puede ser ir al Fray Nano, el riesgo de dejar el coche en la calle, con los viene-viene y sus cuotas, con los revendedores, la inseguridad y la amenaza de lluvia, pero el apoyo puede ser la diferencia para mejorar el 20-20 que tienen de local.

@mikeboada