Puntos suspensivos

Un astro y sus fallas

Si algo podré presumir a mis hijos cuando los tenga es que mis ojos vieron jugar a uno de los mejores futbolistas del mundo, quien lo ha ganado todo y es sin duda un ejemplo a seguir pues su disciplina y perseverancia han rendido frutos... me refiero a Cristiano Ronaldo.

Fue un 14 de agosto de 2002 cuando un joven de 17 años de complexión delgada y con toda la ilusión del mundo, debutaba en el Sporting de Lisboa; quién iba a imaginar que ese joven lusitano sería la máxima figura de su país y de su club, además uno de los hombres más poderosos, un referente del mundo de la moda, con la dicha de rodearse de las mujeres más hermosas y también, un hombre envidiado.

Más allá de su faceta deportiva y socialité, Cristiano Ronaldo también es reconocido por ser un hombre solidario, quien lejos de los reflectores y el terreno de juego, ha utilizado su fama para ayudar a quien más lo necesita con un lema de vida; "Mi padre me enseñó que cuando ayudas a los demás, Dios te da el doble" y es así como de manera desinteresada y sin publicidad alguna Cristiano Ronaldo demuestra su lado solidario.

Aunque no todo ha sido miel sobre hojuelas y un ejemplo es que CR7 es un humano a quien la calentura del juego también le ha cobrado factura pues en su último partido ante Barcelona entrando de cambio al segundo tiempo anotó un gol para el Real Madrid y celebró a lo Messi quitándose la playera y mostrándola a los aficionados, lo que le costó una tarjeta amarilla, pero después en una jugada en donde el numero 7 cayó en el área y pidió penal, el árbitro lo amonestó nuevamente por fingir lo que le valió la tarjeta roja, Cristiano mostrando su descontento empujó al árbitro por lo que el portugués no solo salió expulsado del terreno de juego; ahora tendrá que pagar una sanción de 5 juegos, 1 por la expulsión y 4 por el empujón al silbante.

Ni modo Cristiano, diría el derecho romano "Dura lex, sed lex" la ley es dura pero es la ley y ante esto ni el máximo astro del futbol se salva.