Maestros del combate

El uso de la defensa personal

Cuando las personas escuchan “Defensa Personal”, por lo regular se les viene a la mente un artemarcialista cinta negra sometiendo o golpeando a un asaltante o cualquier otro agresor para defenderse en la calle, pero en realidad este tipo de reacción sería nuestro último recurso.

Para realizar una defensa personal ciertamente se requiere de una excelente preparación técnica y serenidad para actuar de la manera mas conveniente, pero no necesariamente se tiene que llegar a los golpes, pues como su nombre lo indica, la defensa personal es defender tu persona y esto puede llegar a ser algo muy fácil que solamente requiere de inteligencia para evaluar la situación en que nos encontramos.

El simple hecho de evitar caminar solos por calles oscuras si no es necesario, alejarte de personas sospechosas, evitar estar entre la bola en situaciones problemáticas son ejemplos muy sencillos y cotidianos que podemos considerar defensa personal.

En caso de ser victimas de un ataque directamente, como un asalto por ejemplo, tenemos que analizar la situación muy bien, ya que defenderte y contraatacar al agresor siempre debe ser nuestra última opción y solamente cuando el atacante esta muy cerca de nosotros para poder someterlo ya que si nos amenazan con arma de fuego a larga distancia o si somos atacados por varios agresores con cualquier tipo de arma, entregar nuestras pertenencias, colaborar en la medida de lo posible o huir del lugar seria nuestra mejor opción.

PROF. MARIO PÉREZ

zorro.marroquin@multimedios.com