Maestros del combate

La convivencia y competitividad en el taekwondo

Una de las grandes ventajas que tiene el encaminar a los niños a alguna actividad extraescolar es el verlos crecer como individuos. A eso aumente la disciplina, fortaleza física y el desarrollo de habilidades que trae consigo la práctica de las artes marciales, es por eso que el taekwondo es una de las actividades más completas y con mayores beneficios para quienes lo practican.

Pero no lo es todo, a decir verdad es solo el inicio, ya que la gran mayoría de los beneficios en los niños y jóvenes se obtienen en base a la convivencia y la interacción con otros compañeros. Es importante resaltar la sana competencia entre los mismos practicantes, ya que esto ocasiona el siempre querer ser más rápido, más fuerte o mejor en cualquier sentido, lo que a la larga creará una mejora física, al exigirse al límite para poder ser el mejor; social, al entender la relación de compañerismo y/o amistad necesaria para el diario vivir; y emocional, al aprender a controlar nuestros impulsos y sentimientos en determinados sucesos de nuestra vida diaria, este ultimo de suma importancia para los tiempos tan complicados en los que vivimos.

La competitividad no es mala, nos muestra hasta donde somos capaces de llegar al desplazarnos por el camino correcto, además nos prepara para la vida futura, y en caso de un tropiezo el no sentirse derrotado, al contrario, nos da bases para sobreponernos y siempre buscar algo mejor.

CARLOS JARA

zorro.marroquin@multimedios.com