TRIBUNA FUTBOLERA

A ver si es cierto…

Dio la cara el presidente del Santos Laguna: dijo que la no clasificación a la liguilla fue un fracaso ¿habrá algún ser humano en la Laguna a quien no le haya quedado claro eso antes de que él lo dijera? Habló en televisión de varios aspectos importantes: cambios, reestructuración y de una mesa de diálogo del DT y jugadores con la afición. Dijo que a él tampoco le agradaba ver en el campo falta de intensidad, agresividad (futbolística) y mucho menos el futbol que el equipo desplegó en el torneo. Dijo que pretenden conectar a la afición con el equipo, que su deseo es que regrese ese binomio indivisible. Es un plan de “relance” del Santos en sus diversos frentes: deportivo, económico (visto como marca que genere dividendos), emocional y espiritual. El desapego de la afición por el Santos en éste torneo que recién ha finalizado fue devastador. Muchas veces vi ese hecho como una prueba de que la marca poco a poco se fue “choteando”; lo que ya no resulta atractivo se queda sin ser consumido. Y no fue la “creencia” de que el TSM es caro (precios competitivos). Nada de eso. El motivo del ausentismo en el Corona durante tantos partidos fue por la propuesta. Inolvidables las imágenes de adultos bostezando y niños dormidos durante algunos partidos del Santos.  El licenciado Irarragorri prometió que la afición verá, próximamente, lucha y entrega en todos los partidos. Es obvio que no se podrá ganar siempre, pero que por intensidad no se podrán quejar. Muy bien. Pedro Caixinha y jugadores: el próximo torneo se van a jugar con intensidad todos los partidos. No necesitan un diccionario para saber lo que eso significa. No sé si alguna vez el presidente le dijo a Caixinha y a sus jugadores: “No me gusta cómo juegan, me frustra. Eso no es el Santos. Aquí, en éste club, se debe jugar de otra manera. Tal jugador o jugadores, juegan porquería” ¿se los dijo? Lo pregunto para no caer en suposiciones.Importante el tema de la mesa de diálogo con la afición. Eso sí es generar un acercamiento palpable para discutir (civilizadamente) los temas que le preocupan al santista. Aporto algunos: no partidos de noche, precios aún más bajos y que (por amor de Dios) jueguen de manera atractiva. Que en esos acercamientos no se evada la realidad (entendiendo todo lo que eso conlleva) porque la afición no es idiota y sabe perfectamente los talones de Aquiles de su equipo. Que éste “despertar” sea verdadero y no se quede en una promesa.