TRIBUNA FUTBOLERA

¡A participar en la liturgia!

Con beneplácito fue recibido el cambio de horario. Grandísima entrada en la primer jornada con una afición más compenetrada. Repleta la parte de “sol”, quienes se vieron más animosos. Obviamente hizo recordar un poco aquellas tardes en el viejo Corona. El Santos se mudó de estadio, pero su afición no se mudó completa.

Entre la sociedad existe un sentimiento muy curioso; las clases bajas se sintieron un poco abrumadas con el cambio de casa. Sintieron que semejante escaparate de modernidad no eran para ellos.

En el fondo están equivocados, porque el estadio es para todos.Los que antes nunca iban al viejo Corona, ahora van al TSM que está perfectamente diseñado para que toda la sociedad converja. Pero he aquí el meollo: lo estratos sociales de abajo sintieron que el equipo dejó de ser un tanto suyo. Los que siempre estuvieron fueron ellos, la afición de toda la vida.

Los que se asolearon y aguantaron horas en fila para poder entrar, los que no tenían su lugar numerado, los que se sentaron horas en el concreto, los que entraban con su torta traída de casa y sus semillas, los que eran pura “raza” y hacían un ambiente un tanto plebe, pero ameno ¿verdad que muchos de los que ahora asisten al TSM no experimentaron eso? Los que no vivieron todo eso no son la afición verdadera.

Que se sienta aludido el que quiera.Ahora los verdaderos aficionados tienen que compartir a su Santos con otros que no sienten lo mismo por el club: ni lo quieren, ni lo aman, y les da lo mismo si gana, pierde o empata.

Pero les encanta ir al TSM. Por eso el ambiente ya no es el mismo, por eso no pesa. Porque muchos de los que asisten ahora no gritan, no se coordinan para apoyar. A duras penas aplauden.

A mí me toca verlo seguido: asistentes al TSM que solamente van a pavonearse, a sacarse selfies en pleno partido, a sacar el celular para grabar jugadas en lugar de verlas y emocionarse con ellas. Esa afición estorba. 

Yo asistí el pasado torneo a 5 partidos seguidos y comprobé que mucha afición ya no es partícipe de la liturgia.

Se la pasan entretenidos en 100 cosas que no son el partido. Esos hacen más falta en “Gale” o en “Cuatro”. Al TSM, si no van a ir a apoyar en todo lo que eso conlleva, mejor que no vayan. Muchos adolescentes van a “cotorrear” en grupitos.

Pero bueno, a sus padres no les ha de importar tirar así el dinero, porque a ver el futbol no van sus hijos. Espero que hoy se haga buen ambiente y que la afición de verdad apoye al Santos que debe ganar a como dé lugar.