TRIBUNA FUTBOLERA

Más joven, más dinámico

Durante la pasada semana el Santos continuó con sus trabajos de preparación con miras al inminente inicio de torneo. El nuevo proyecto resulta atrayente, con gente joven cargada de algo muy importante (para mí): hambre de ganar. Cuando eso se pierde, no importa lo capaz que pueda ser un futbolista, pues habrá perdido un abrumador porcentaje de motivación. Decía Aldrete que siente a éste nuevo Santos más competitivo, más dinámico y explosivo. Comparto la idea, porque los que llegan deberán ser referentes, para eso son refuerzos. Importante resulta la conjunción: Aguilar – Molina, procedentes como titulares del mismo equipo (campeón). Piezas fundamentales en el accionar del medio campo del América. En el Santos deberán ser titulares.A la larga resultará positiva la renovación en la portería. Terminó ya el tiempo de sufrir por Oswaldo que acabó siendo grandísimo para el Club. Pero ya es leyenda. Marchesin viene “consolidado” desde Argentina, pero sobre sus hombros recaerá hacer notar que Oswaldo no hace falta… nada sencillo. Su compatriota, Diego González, es un portento de habilidad y atrevimiento. Me gusta ésta contratación: oportunista en su juego y sin miedo el argentino. Va siempre para adelante y no teme a la inventiva. Orrantia me deja algunas dudas, tiene calidad, pero la muestra a cuenta gotas. No sé si puede ser un caso similar al de Ludueña, pero parece que son de la misma especie curiosa de futbolistas. Héctor Acosta y Edson Rivera también traen la juventud a flor de piel. Lo de Acosta es positivo, porque deberá ejercer presión al no muy cumplidor de Abella. Siempre he tenido a Abella como un futbolista normal, que no sabe aun si su hábitat está en defender o en intentar atacar. No es basto ni para una función ni para la otra. Edson Rivera vendrá a dar una mano en ataque. El tridente parece ser muy claro: Orozco, Rentería y Djaniny. Se extrañará Quintero, obviamente, porque nadie sabe hacer cosas como él, al igual que pasaba con Peralta. Pero el Santos sabe regenerarse (o eso quiero creer) cuando se van grandes jugadores.El próximo viernes el TSM levanta el telón. Es claro que la afición querrá ver a sus nuevos guerreros. Esperemos que los nuevos no lleguen “faltos de ritmo y de adaptación”… Ganar el primer partido motiva enormidades. No deben olvidar que el pasado torneo hicieron sufrir mucho a la afición. Hay muchas cicatrices emocionales por subsanar.