TRIBUNA FUTBOLERA

¿Habrá ya un despertar?

El tiempo ya se vino muy, pero muy encima. Queda mucho trabajo por hacer y el ya instalado cuerpo técnico está haciendo su pretemporada en pleno torneo. Hemos podido apreciar el coraje y desesperación del “Chepo” en los partidos.

Se da cuenta que la cosa está fea. Ni hablar, Zubeldía desbarató al Santos. Pero eso ya es pasado y lo que hay es un grupo que no encuentra cómo seguir algún sendero que los conduzca a la consistencia. Noto cierta constancia en cuanto a las ganas y al deseo por hacer bien las cosas, pero en cuanto a sistema y estructura se ha ganado muy poco.Hoy Pumas, falta Tijuana.

Lo peor no ha pasado. La afición se ha quedado decepcionada porque no se ha cumplido lo que se les promete; eso es jugar cruelmente con las emociones de las personas. Al club no se le debe olvidar que podrán tener a los mejores ejecutivos de diversas nacionalidades que se encargan de cuidar los procesos.

Pero si los de pantalón corto no meten la bolita en la portería, todo se viene abajo.

Los jugadores se están llevando de corbata todo lo bueno que en el club se hace. Pero bueno, son millonarios prematuros con la vida resuelta. Hay buenas cualidades futbolísticas en el plantel; ha sucedido en varias ocasiones que los equipos no terminan por encontrarse durante muchos partidos.

Pero un día, sin previo aviso, todo cambia y estalla el futbol como un milagro de la naturaleza. El Santos no ha tenido aún su despertar en este torneo. Debe llegar, debe ser eso lo que mantenga con fe a sus aficionados.

Tal vez es una idea algo alejada de la realidad, pero en este deporte nunca se sabe. Y vaya que durante este torneo ya se dieron varias sorpresas insospechadas que terminaron por hacer volar todos los pronósticos.

El Santos puede tener su despertar.El futbol renueva las ilusiones a toda velocidad. La Laguna es un pueblo tan, pero tan noble, que durante este torneo se ha venido desilusionando mucho, cada vez más.

Pero cada que llega un nuevo domingo, vuelven a ponerse su camiseta y renuevan su creencia, su fe y su ánimo. Eso es un detalle invaluable que los jugadores deberían tener más en cuenta. Hoy habrá buena cantidad de gente.

Esperemos que el Santos les otorgue una alegría. Con la ilusión no se juega, y hoy habrá en enormes cantidades a lo largo y ancho de la tribuna. La inmensa sala de juicio de hoy se llama TSM. Está prohibido seguirles fallando.