TRIBUNA FUTBOLERA

El cariño se gana

En los años ochenta, Maradona aterrizó en Nápoles, uno de los equipos más malos (y pobres) de Italia en esos años. Nada más lo recibieron 75,000 personas en el Estadio de San Paolo... solamente para darle la bienvenida.

Pocos pensaban que volvería a jugar a un alto nivel tras haber sido lesionado de gravedad en el Barcelona, pero el Nápoli levantó la mano y dijeron: “Diego, ven a jugar con nosotros,  no tenemos nada qué perder y mucho qué ganar”.

Y Maradona, sabiendo que nadie más lo quería, emprendió la aventura. Tras el masivo recibimiento, conmovido, Maradona se limitó a decir: “Tanto cariño y lo único que he hecho es llegar.

Este cariño se los voy a pagar en la cancha”.Y sucedió: como si de un milagro se tratase, un Maradona resucitado comandó un Nápoles de ensueño que ganó dos ligas de Italia, copa italiana y una copa de la UEFA. Diego revolucionó el futbol en ese país.

Y se podría decir que fue Diego “solo”, aunque rodeado de compañeros fieles a su líder. Pero la historia de Maradona es algo aparte.

No fue Cristiano Ronaldo o Messi en uno de los mejores clubes del mundo y cobijados por figuras de altísimo nivel. No, fue Diego en un equipo que apenas figuraba en el mapa, con futbolistas de mediano y bajo nivel. Maradona se ganó la gloria desde las cenizas.

La ciudad lo convirtió en su Santo Patrón y hasta la fecha  todavía hay estatuillas de Maradona en los altares de las iglesias de Nápoles.Sí, el cariño se gana… con hechos, con acciones. Para ganarse el cariño y obtener lo mismo de vuelta es necesario materializar las cosas. El Santos exige mucho apoyo, mucho cariño y mucha lealtad.

La tiene, porque el TSM ha tenido muy buenas entradas: 19,000 personas promedio en este torneo. Es muy buena entrada, pero el “negocio”, el trato, el acuerdo, no es de ida y vuelta.

Porque el equipo no regresa el cariño y el apoyo con futbol. Al contrario, cada vez queda más mal con su gente. En el fondo siento que el Club ya no tiene cara para exigir más apoyo. Entiendo también que el TSM ya pesa poco, pero la presencia de la afición está ahí.

Tras la apisonadora que les pasó por encima en MTY, ahora se presentan los Xolos de Herrera y el tremendo Dayro Moreno. Toca bailar con una muy fea, pero hay muchas deudas por saldar con la afición Lagunera. ¡Que alguien haga algo ya! ¡El prestigio del equipo (porque lo tiene) no se puede seguir tirando así!