TRIBUNA FUTBOLERA

Verdades

1. Las contrataciones que el Santos ha hecho tienen a la afición desilusionada.

2.  Los que se han ido, sobre todo Marchesín y Molina, eran de peso significativo en el plantel.

3. Los que llegaron, con excepción de Furch, no son mejores a los que se fueron.

4.   La gente dice irónicamente: “que hagan descuento para los próximos abonos porque ya van a ser de primera “A”.

5. Curiosamente la afición tiene ya muy arraigada la idea de que los mejores jugadores del Santos siempre terminan en el América y los de Coapa envían al Santos futbolistas de menor calidad. En términos coloquiales del mercado se podría deducir que el América “chamaquea” al Santos.

6.El vínculo Santos - afición, cada vez se está reduciendo más.

7.La afición ha estado presente en el TSM en buena cantidad, pero lo que se les ha ofrecido y otorgado en la cancha no ha sido acorde al apoyo que les exigen. No ha sido una relación donde ambas partes ganen. Se le pide mucho a la afición y se le entrega poco a cambio.

8.  “La voz del pueblo es la voz de Dios”. Traducido a palabras del club: “La afición manda, nos debemos a nuestra afición”. A todos nos queda claro que eso no es verdad. Con las acciones, no se nota eso.

9. Entrando en un tema que generó polémica a nivel nacional: sí, la canción del “Equipo de todos” no es el himno del Santos, ni es una canción oficial, pero resulta y da la casualidad que para TODA la afición del Santos esa canción es y será siempre el himno del Santos, le pese a quién le pese. Y vale más lo que diga, piense y sienta la afición que cualquier otra cosa. “Nos debemos a nuestra afición”, ¿no?

10. La época más gloriosa, dorada y recordada eternamente por la afición es y será la de los Dolmos, Lupe Rubio, Apud, Adomaitis, Galindo, Pedro Muñoz, Borgetti, Pony, Caballero… porque en esa época había todos los ingredientes necesarios para generar una verdadera comunión entre equipo y afición: estaba el viejo Corona donde todos se sentían como uno sólo. Hoy no es así.

11.  La afición siempre ha preferido un equipo aguerrido y que demuestre que se muere en la cancha, que se note el esfuerzo (pero no a lo bruto como cabras del monte) y éste sea apuntalado por un futbol de calidad, por una propuesta atractiva de juego… Pues bien, ni una cosa ni la otra. Para equipos aguerridos, y que sirva de ejemplo, el Necaxa actual.

12. Quien esté en desacuerdo con cualquiera de estos puntos, tiene total libertad de refutarlos. Yo solamente opino en un país, en un Estado y en una ciudad donde hay libertad de expresión garantizada.