TRIBUNA FUTBOLERA

Triunfo que impulsa

Cruz Azul es un desastre muy bonito. Para hacer las cosas mal también se necesita cierto ingenio. Cruz Azul ataca mal, defiende mal y su juego de conjunto no se ve materializado en ningún sector del terreno de juego.

Y es que no se les ve identidad. Por supuesto que lo intentaron, pero dejando más la sensación de no saber con qué herramientas. Los de Tomás Boy se van a la aventura sin un plan de viaje claro; o ese es lo que denotan sus futbolistas. No quisiera caer en la conclusión de que definitivamente no tienen las capacidades para lograrlo.

Como irse a la guerra sin armamento o, peor aún, tener el armamento y no saber usarlo. Aunque, y eso que quede claro, estuvo el mejor portero del país que no permitió (al menos en 3 ocasiones) que su portería fuera vencida.

Lo del Santos fue un buen primer tiempo. Me gustó: con más y mejor idea que la de Cruz Azul. Incisivo hasta cierto punto, armando mejores jugadas ofensivas y siendo más inteligente.

Consiguió un merecido gol. Premio al esfuerzo y por hacer las cosas bien… y como visitante. Esa cancha no acostumbra deparar un buen destino para el Santos, pero ayer algún hilito se rompió y ese maleficio se esfumó.

Pero no todo es positivismo: tras su gol, el Santos poco a poco se fue replegando hacia atrás, buscando (desde muy, muy temprano) decidió colocarse en una marcha lenta y paciente.

Siempre será bueno recordarle a Zubeldía, porque no sabe, que a la afición lagunera le repatea que su equipo, cuando ya va ganando, se empiece a disminuir y de manera ralentizada se vaya yendo hacia atrás.

Me quedo con la sensación de que si el Santos hubiera tenido un poco más de intención ofensiva, habría logrado ampliar más el marcador. Tal vez (y lo digo irónicamente) les dio tanta ternura la inoperancia Celeste que prefirieron dejarlo por la paz.

Santos ve la luz y se empieza a meter a un túnel, no oscuro, que le da acceso a ilusionarse y creer. Cruz Azul se quedará como se vio durante todo el partido: teniendo claro lo que busca, pero sin saber cómo.Sigue estorbando gente en el campo.

Ya sabes quiénes son. El grueso de la afición lagunera lo sabe y de muchas maneras se encarga de mostrar su inconformidad. No es verdad eso de que la afición manda.

Este es un muy buen ejemplo. Pero bueno, lo importante es que el Santos parece que va encarrilado, obviamente sin el mejor sistema de juego ni la propuesta más atractiva, pero sí con las ideas claras. Felicidades por el triunfo.