TRIBUNA FUTBOLERA

Teorías de conspiración

Una cosa debe quedar clara para todos: vivimos en un mundo amante de las teorías de la conspiración. De todo se sospecha. Parece que todo lo que ha sucedido y existido está rodeado de un aura de falsedad. Resulta, según teorías, que las Torres gemelas en el 2001 no fueron víctima de un atentado terrorista perpetrado por los enemigos de Cristo.

Resulta que la realidad “real” fue que el gobierno de EUA las mandó tirar porque tenía unos intereses gubernamentales perfectamente calculados y estructurados… Y eso que Osama Bin Laden anunció en video la autoría del atentado por parte de AlQaeda, diciendo que el atentado tenía como objetivo lograr el mayor número de víctimas posibles.

Sinceramente dudo que un terrorista con unas convicciones religiosas tan firmes y fanáticas tuviera la intención de prestarse al juego con el gobierno de Bush en aquel entonces, de prestarse al circo de los americanos para que todo pareciera un atentado generado por su grupo terrorista.

Sí, recibió ayudas financiera de EUA en décadas anteriores a la del 2000, pero todo orquestado por él mismo para financiar sus maléficas intenciones. Al final sucedió lo que ya todos conocemos: América no vivirá nunca más en paz.

Pero amamos la posibilidad de conspiraciones. Otra: Hitler no se suicidó… escapó en un submarino, guiado por una guardia Nazi selecta que lo trasladó hasta Argentina donde vivió muchos años y ahí murió… No me quiero contradecir, pero estoy convencido de que no siempre debemos considerar verdaderas todas las versiones oficiales, sea cual sea su índole o contexto. Sí es cierto que se ocultan y se tapan muchas cosas. Pero a veces abusamos al pensar que todo es un engaño que pretende desviar nuestra capacidad de raciocinio por otra vereda.

Los dueños, sí, dueños, votaron en su mayoría para que los derechos de la Selección siguieran siendo de Televisa. Dicen que Televisa es la dueña del futbol, que Azcárraga da órdenes a todos. No me lo imagino mangoneando al presidente de FEMSA o al dueño de CEMEX. Mucho menos a Vergara. La diferencia fue abrumadora de los que votaron por el sí. Entiendo la impotencia de aquellos que desearían una “democracia” por los derechos, por que otros medios y plataformas tuvieran el privilegio de compartir a la Selección. Pero los que mandan, los dueños, votaron por lo que les convino más. Los resultados deportivos de la Selección no tienen ni tendrán nunca algo que ver con la propiedad de los derechos de televisión.