TRIBUNA FUTBOLERA

Santos reanimado y Marchesín indultado

Dos temas: partido del viernes y el indulto a Marchesín. Me gustó el partido ante Veracruz. Tal vez sin un nivel llamativo ni jugadas estéticas. Pero sí con garra, con intensidad y con deseos de ganar por parte del Santos. Si hubo un equipo que desde el primer minuto mostró actitud e ímpetu por hacerse de los 3 puntos, fue el local. Se juntaron varias cosas.

Tal vez no trascendentes, pero sí pequeños detalles que hacían que las cosas se configuraran para bien: rival malito, noche agradable, temperatura idónea, inicio de fin de semana y una afición que, a pesar de la frustración por la caída ante América, tenía deseos de disfrutar de un buen partido. Y se les concedió porque los de la cancha sabían que estaban en deuda.Digamos que fue un desorden bien ordenado.

El Santos atacó mucho (por momentos con muchas unidades) y se replegó muy poco. En el fondo sabían que lo sucedido entre semana tendría al TSM como una inmensa sala de juicio.

Tenían claro que no había de otra: ganar y con buena propuesta. A muchos se les olvida (y más a los de arriba) que a la afición lagunera le gusta ver derroche de esfuerzo, que todos, absolutamente todos, corran y suden la camiseta. Eso es lo primero que pide la afición. Lo segundo: un juego atractivo. Entiendo que esto no es fácil, pero que por esfuerzo no quede. El viernes lo hubo.

Qué bueno que regresó Bravo, su capacidad para saber ser escurridizo no la tiene nadie más en el equipo.Lo que más me gustó fue una historia aparte: el indulto de la afición a Marchesín. Nadie lo abucheó ni le recriminó. A nadie le quedan dudas de su calidad 100% comprobada ni de su compromiso intachable con el club y con la afición. Es más, la afición todavía le debe.

Es obvio que falló ante América, pero el otro 50% de la culpabilidad de la eliminación es de los demás jugadores: en ningún momento se les vio convicción de salir por todo en ese partido… empezando por la idea táctica de Zubeldía. Sí, falló Marchesín ¿pero y los demás qué hicieron? Nada.

Por eso la afición lo perdonó de inmediato, porque ante todo, es honesto consigo mismo y con todos. El Santos, dentro sus posibilidades, puede hacer cosas interesantes. El punto es que no se reduzcan a su mínima expresión, que es muy pobre.

Saludos a los que odian que se critique al Santos en este espacio. Pero sobre todo, saludos aún más cordiales a los que odian que, también en éste espacio, se resalte lo bueno. Esos son los más fieles.