TRIBUNA FUTBOLERA

Sobre el Santos, México y Barcelona

Bien que le cae al Santos este receso de liga. Bien para el Chepo que traía ya muchos “malos espíritus” en su cabeza. La última victoria con cierta autoridad dejó al Santos un poco menos preocupado y colapsado. Lo que estaba sucediendo era ya una señal inequívoca de barco encallado. En lo personal siento que lo sucedido en León fue en gran medida el amor propio de los jugadores, el que haya aflorado su profesionalismo (porque lo son, aunque a veces no tengan deseos de serlo) fue más por su deseo personal de cada uno por salir del bochornoso bache en el que se encontraban. No es tampoco que el Chepo haya hecho maravillas en cuanto a despliegue táctico se refiere.

Tal vez los jugadores mienten (tal vez) al decir que están con su entrenador. Tal vez fingen muy bien.

Es suposición. Pero el caso es que la maquinaria andaba muy destartalada y ya carburó. Lo que sigue es escalar el Everest y tratar de liga una buena cosecha de victorias que generen bastantes puntos. Lo malo es que, con lo que se tiene, no se ve muy prometedor llegar a ese objetivo. 

Tras el parón, sigue Toluca, un peso pesado. El Santos tendrá que pulir sus muchos defectos en una semana clave, donde empezará a dictaminar su destino para éste torneo.

Y México va al Mundial. Hay que saber estar ahí. Porque Rusia es otra cosa. Es otro mundo dentro del otro mundo: Europa. País  transcontinental con una cultura abrumadora. Allá en la tierra del socialismo casi todo (por historia y cultura) vale la pena. Tierra de los Zares, de Vladimir Lenin y León Trotsky. País con una economía bestal que se podrá ver reflejada y plasmada en sus estadios, infraestructuras y capacidad de organización. Afortunados seremos al estar ahí compitiendo en la máxima competencia del futbol. Estar en Rusia es ya un logro invaluable.

Por otra parte… ni uno, ni dos: cero fichajes para el Barcelona. En el último tramo del mercado europeo, el equipo de Messi se estrelló.

La directiva compareció en rueda de prensa y dijo que el Liverpool pidió 200 MDE por Coutinho. Pero el Liverpool ha desmentido eso. La operación Di María se cayó a última hora. Resultado: el Barcelona deja la sensación de que no será equipo aspirante a los grandes títulos. Lo peor del caso es que hay algo más grave: Messi aún no firma.