TRIBUNA FUTBOLERA

Renacer

Santos ha salido de esa especie de estado de coma en el que se encontraba hasta hace apenas dos semanas. La afición había quedado devastada tras la penosa presentación ante Veracruz y posteriormente reafirmó que lo cosa no pintaba nada bien ante Cruz Azul. Pero solamente fue un trance en el cual el equipo se estacionó de fea manera. Las tendencias, con esa marcha, no indicaban nada bueno. Hasta que llegó Monterrey al TSM y sirvió de victima perfecta para el despertar del Santos. No todo estaba perdido y todos sabían (me incluyo) que de no obtener una victoria ante los Rayados el contexto se volvería dramático. Se ganó en casa y fue como si otra historia hubiera comenzado. Pues bien, el viernes en Querétaro se escribió otro capítulo de la historia llamada “Renacer”.En cuanto a futbol se refiere, a mí me gustó más el Santos que el Querétaro. Los de Caixinha trataron mejor la pelota y configuraron jugadas atractivas. Solamente hubo fallas en la definición. A la postre el triunfo es muy merecido para Santos. En un partido cambiante, el Querétaro trató de espabilar por momentos y metió en aprietos al Santos que tuvo, otra vez, en Marchesín a una especie de santo; es un gran arquero que cuenta con muchos recursos. Se acabaron esos miedos que había cuando a Oswaldo Sánchez le llegaba la pelota a los pies o cuando tenía que salir a atajar balones aéreos. Marchesín hace todo esto muy bien. Ni se diga sus despejes: van directo al hombre y con bastante precisión.Eso sí, que no entienda que el Santos fue apabullado. Nada de eso, porque llega un lapso donde el partido se puso al tú por tú, con ataques de un lado y otro. Los refuerzos se vuelven a hacer notar. Bien por Mendoza, muy bien por Molina y bien por González. Lástima por ese balón al cual no pudo darle mejor dirección. Le movieron el marco. Ese habría sido el 0–2 y el pleito hubiese sido más llevadero. En el fondo me agradó que no cayera ese gol, porque sabemos que Caixinha suele bajar mucho la marcha cuando tiene una ventaja cómoda. Con el 0–1, el equipo nunca sintió que tuvo el triunfo asegurado hasta el final.Qué imagen tan distinta y tan distante está teniendo ahora el Santos. Lo bueno es que se puede mejorar todavía más. Viene Chivas y es el rival perfecto para reafirmar una racha muy positiva. Hay que ir por la tercera victoria en fila. Espero que la afición sea consciente de ello y acuda en grandes cantidades al TSM. El equipo ha despertado y requiere apoyo de la afición.