TRIBUNA FUTBOLERA

Primero, el orden

En el futbol, una de las cosas más difíciles de lograr es el orden. En el Santos lo más cercano a eso solamente se ve en la portería. En lo personal nunca le he visto los galones a Izquierdoz; no es un mal defensor, pero no tiene nada sobresaliente.

El Santos ha tenido mucho mejores que él, en cuanto a nivel y liderazgo. Ya quisiera el argentino parecerse un poco al legendario Pedro Muñoz. Y si el líder de la defensa flaquea, sus subordinados no podrían ser diferentes.

De Abella ni hablamos, aunque no debemos olvidar que sus errores los pagó caro el TRI Olímpico. Araujo y Villafaña… digamos que se podrían rescatar. Pero la primer línea flaquea y, a partir de ahí, todo lo demás se va tambaleando.Decía Alfredo Tena: “primero, el cero en la portería”.

Eso era partir de una máxima, de un punto referencial, porque él entendía que la defensa era la línea estructural de un equipo. Si al Santos no le meten más goles es gracias a Marchesín… y no a la defensa.

Pero luego viene el medio campo, donde todo nace. Y ahí el Santos está huérfano también. Me rehúso a abandonar la idea de que existe un buen plantel, con buenas cualidades y habilidades de medio campo hacia adelante, pero que no se ha sabido aprovechar bien. Santos sabe generar peligro, más producto de grandes esfuerzos individuales que terminan por estallar en momentos clave.

Lo trágico es que no logran capitalizar. Sí, se genera peligro gracias a las individualidades, pero la capitalización no llega.Adelante hay buenos elementos: Bravo siempre muestra algo distinto. La mezcla entre sus movimientos y su saber ser bien escurridizo, se puede complementar muy bien con el esfuerzo y empuje de Jonathan Rodríguez. A la afición le queda muy poco para emocionarse, muy poco para celebrar, muy poco para sentirse alegres. El Santos no está cumpliendo con su principal cometido: traerle felicidad a los laguneros.

Ya urge el triunfo, como venga, porque la situación apremia y el prestigio tampoco se puede tirar de esa manera. Decían los comentarios de un grupo futbolero de Whatsapp en el que estoy: “Ya el domingo gana el Santos a los muertos del León, porque luego va a ir a perder con el Mecaxa” (sí, Mecaxa). 

Otra vez, duelo de desesperados. Santos y León se la juegan, para ver cuál es más malo, para ver cuál es “menos peor”. Ya, por dignidad, que gane el Santos y le dé un respiro a su afición. El Chepo y Galindo deben tener ya perfectamente identificadas las áreas de oportunidad. Que se note ya el cambio.