TRIBUNA FUTBOLERA

Muy poco a poco

Paso a paso y peldaño a peldaño, el Santos fue urdiendo su victoria ante Jaguares. Sigue siendo el mismo viejo Santos del torneo pasado (y no me refiero a edades). Me refiero a que los síntomas generales son los mismos: no tiene una identidad de juego, se nota mucho esfuerzo y una buena actitud, pero una muy elemental producción de juego, de futbol.

Me dice gente muy futbolera y que anda dentro del negocio que eso de la actitud es obvio “porque todos se quieren mostrar bien ante el DT nuevo”.

Pues como sea, pero el Santos y sus jugadores, que ya tienen varios torneos juntos, de perdido corren más, le ponen actitud y arrancan con el horizonte fijo en el marco rival. Lo malo es que les cuesta como si de escalar el Éverest se tratase. 

Pero se ganó. Esa es una señal brutal que nos indica que la cosa ya por lo menos no va a estar peor que el pasado torneo cuando no se obtuvo victoria en casa. Debemos tener algo muy claro: a estas alturas y con el tiempo que tiene éste plantel junto es para que ya se tuviera un modelo de juego bien establecido.

Llegaron nuevos jugadores, pero la base es la misma y los cimientos ya tienen varios torneos bien fijos. El pan nuestro de cada fin de semana es ver al Santos en una nueva aventura para tratar de jugar a algo convincente.

Ya llevan 3 torneos buscándolo. Ojo: se obtuvo la quinta estrella, pero fue gracias a una liguilla soñada, de esas que pocas veces se dan.Lo mejor del partido: el gol de Rentería.

Preciosa jugada que se armó a través de la pincelada de Rabello. Lo que haces después Rentería es una cátedra sobre cómo se debe culminar una jugada de gol. Se supone que Rentería (por el inmenso talento que en el club dicen tiene) debería meter más goles de esos. Me extrañó que un equipo de La Volpe tuviera tan poco aceitada la maquinaria.

Salvo quince minutos donde tuvieron buen manejo del balón y controlaron bien los tiempos, no hicieron nada extraordinario. Ni la gran táctica de su entrenador hizo presencia.Tras unos primeros 45 minutos como los habituales en el TSM (aburridos), vino una muy buena reconstrucción del Santos.

Cambiar de un tiempo a otro es muy bienvenido y el Santos así lo hizo: mejor parado, más atento y siendo incisivo en el momento estelar cuando vino el gol.

Sigue faltando mucha capacidad para urdir jugadas ofensivas: a veces me parece que se marean de dar tantas vueltas por el campo sin poder encontrar la manera de perforar al rival. Al final merecida victoria. Fueron mejores.