TRIBUNA FUTBOLERA

Partidazo con dolor

Grandioso partido el ofrecido por Santos y Pumas. Desgraciado destino para el Santos que continúa bastante maltratado a causa de las consecutivas derrotas. Buenísima entrada en el TSM; el Santos, a pesar de todo, continúa teniendo ese crédito con la afición que bien se ganó tras la obtención del título. Pero, cuidado.

Hay créditos que poco a poco se van agotando. Y es que el Santos salió bastante alegre, con propuesta y mucho ímpetu. Era muy notorio el deseo por hacer bien las cosas, por jugar bien y, sobre todo, por querer agradar a su afición. Todo eso se reconoce y se aplaude. Se debe reconocer. Lo malo es que el rival era de mucho peso y goza de muchas cualidades futbolísticas que el Santos no tiene.

Pumas es actualmente un equipo que casi no tiene resquicios.Pero el Santos, sí. La defensa está demasiado flácida. Si a eso le agregamos que batallan un mundo para anotar un gol, más dura es la cuesta cuando le empatan o, peor aún, cuando le van superando en el marcador.

Pareciera como que el Santos no está preparado para adversidades serias y complejas: requieren anotar un gol y esperar que el destino no sea tan cruel y que Dios los ayude. Pero esto es futbol y los milagros también requieren un empujoncito.

El viernes se intentó, desde luego, pero el rival era demasiado duro de pelar, demasiado respondón y con una capacidad de golpeo mucho más dura que la del local. 

Por momentos me imaginé a dos boxeadores dándose de puños, hasta que uno de los dos no soportó más; porque se le fue acabando el ritmo, porque no supo dónde pegar para hacer más daño o, simplemente, porque se desmoralizó al ver que su rival jamás tocaría la lona. “Si tú me pegas, yo pegaré más duro”.

Parecía el dictamen que ayer cayó sobre el TSM. Y el pleito fue dinámico, entretenido y emocionante: de ida y vuelta, al tú por tú y hasta estético en ciertos sentidos. Hermoso gol de Britos de cabeza. Genial la capacidad de respuesta que tiene Pumas.

Eso sí es saber reponerse de los embates del rival, cosa que el Santos no ha logrado hacer en lo que va del torneo. Muchas cosas deberá de hacer Ayestarán para enderezar esto. Me comentan que a ninguno de los jugadores le han gustado sus reglas. A ninguno. Ellos saben a lo que me refiero. Eso ya es un mal inicio en la relación jugadores – entrenador.

Pero bueno, dieron un buen espectáculo en la cancha. La situación pende de un hilo rojo.