TRIBUNA FUTBOLERA

Mereció ganar santos

El viernes pasado en el TSM, el futbol dictaminó que Santos y Cruz Azul se fueran cada uno con un punto. El futbol a veces suele ser injusto para quien se envuelve en el estandarte de la iniciativa, la propuesta, el buen trato a la pelota y el deseo implícito de ganar. Santos mereció ganar, porque se supo reconstruir tras un primer tiempo bastante carente de ideas para salir en la segunda mitad con el único horizonte de obtener la victoria en casa. Cruz Azul, en el subconsciente, debe haberse ido un tanto lleno de suspiros (ese penal no pitado), porque el local estuvo a nada, a centímetros, en varias ocasiones, de quedarse con los tres puntos en casa. Me preocupó, durante todo el primer tiempo, esa incapacidad de Santos para generar peligro, esa sequedad; como cuando un limón es duro y difícilmente alguien consigue sacarle jugo. Santos tenía potencial en el campo, talento comprobado, pero algo faltaba para que los nubarrones se abrieran y dieran paso a la claridad. Y no. Fue más un traslado de pelota de lado a lado, como tratando de encontrar soluciones donde no las había. Rentería muy pegado a la banda y Escoboza tratando de organizar algo que tenía poco orden. Algún cable pelado y la táctica estaban haciendo corto circuito en el campo para los laguneros. Cruz Azul no fue tonto. Aprovechó bien ese no accionar ofensivo de Santos y taladró de buena manera. Supieron irse colando hasta urdir bien el gol de Formica; con bastante buena suerte tras el fallo de Alanís y la pierna de Oswaldo que no alcanzó el balón (o el hombre). Buena la reacción de todo el equipo para el complemento. Claridad de ideas y una encomienda ofensiva atractiva: con Cejas y Djaniny, con Quintero inspirado y compartido al lado de un Rentería que cada vez se suelta más. Por intenciones y acciones no quedó. Santos intentó, intentó y no lo logró, pero sí lo mereció. La afición debe estar, no contenta, pero sí tranquila porque se buscó el triunfo hasta el final. Me gustó la actuación de Izquierdoz y Aldrete. El argentino tiene el mando y saca bien lo que le viene encima. Aldrete, considero, abusa un poco del pase largo que en algunas ocasiones termina en los rivales. Pero eso sí, es más lateral que lo que había en el equipo. Djaniny jugó poco, pero se vio mejor que Orozco. Que inicie el próximo partido. Otra vez toca visita y es ante Monterrey. Suelen ser buenos partidos. Las buenas rachas de visita suelen marcar el destino. Se puede.