TRIBUNA FUTBOLERA

“MEJORÍA”

Ni tan buena ni tan convincente la “mejoría” de la Selección. El partido ante Portugal significó ver a un grupo de futbolistas entregados a la causa de tratar de enmendarse tras la vergüenza ante Bosnia. Fue más jugar con amor propio y aprovechar las carencias defensivas de Portugal que un despliegue masivo de calidad. Estuvo entretenido el partido y por momentos emocionantes, pero el cuadro titular sigue sin estar definido (o por lo menos no al 100%) y ni se logra ver todavía una conjunción rescatable de las líneas del campo. Portugal resultó ser menos bueno de lo que parecía, aunque no es lo mismo sin Ronaldo.No sé si vayan a ir muchos mexicanos a Brasil, aunque por cuestión de apoyo nunca ha quedado huérfana la Selección en los Mundiales. Pero viajar para nada es tontería. Y digo para nada porque en esencia se va a una Copa del Mundo a ver a tu selección jugar y aspirar a algo. México aspira a ser campeón del Mundo… como todas las selecciones que estarán ahí. Pero deben tener muy, pero muy claro que no todas tienen las capacidades ni los mecanismos de acción para lograrlo. Aspirar pueden todos, pero sólo algunos tienen las capacidades para lograrlo. Ni México, ni Camerún, ni Bosnia… es más, ni siquiera la Inglaterra actual tiene esas capacidades. Que nadie haga corajes extremos si México fracasa en Brasil. No va a ser novedad y pobre aquel que esté esperanzado en ver a un combinado mexicano alcanzando alturas nunca antes pensadas. Pensar así es fingir demencia y evadir la realidad. Tal vez parezca fatalista o una especie de predicador del fracaso. No es mi intención. Simplemente trato de plasmar un análisis de lo que le he visto a México desde hace varios meses. Le veo muy pocas cosas positivas: Peralta, Vázquez… y no hay más para dónde voltear. Los demás viven sumergidos en un mutismo del cual uno no logra rescatar aspectos positivos de entre los negativos.Lo único que me llena de alegría es que por fin llega el mes en el que todos los días serán domingo. El Mundial hace que todo el mes sea futbolero y no importa absolutamente nada más. Lo increíble: que el país más futbolero del Mundo, Brasil, reniegue del futbol. La sociedad ha puesto el grito en el cielo para hacerse notar tras lo que ellos consideran una injusticia descomunal: que inmensos recursos económicos del país se estén utilizando para financiar el Mundial y muchísima población sufra los estragos de la miseria. Es totalmente comprensible. El futbol resultó incómodo en el país más futbolero.