TRIBUNA FUTBOLERA

Inyección de triunfo

Dos victorias, entre Liga y Copa MX. Santos se recarga un poquito y espera ya la visita del Toluca al TSM. La victoria en Guadalajara llegó cuando más lo necesitaba el equipo de Caixinha. Dosis pura de ánimo y aligeramiento de la carga nerviosa para afrontar lo que se avecina. La crisis se veía venir ya para los laguneros, pero Quintero arrancó desde atrás del medio campo del Omnilife para devorar el terreno y anotar un fantástico gol. Siempre me quedó la impresión de que Santos, durante todo el partido, pudo (si hubiese querido) doblegar a Chivas en cualquier instante. Pero no, fueron con la paciencia por delante hasta que las ya más destartaladas Chivas sucumbieron.Ahora viene Toluca, que es, obviamente, mejor que Chivas. Pero el Santos es muy curioso: o se ve muy bien o se ve muy mal. O todos dan un partido más o menos atractivo, o todos se desdibujan en el campo hasta su mínima expresión. He llegado a pensar que son de ganas, pero no, eso es pecado pensarlo de hombres que forman parte de una institución modelo y que saben que la profesionalidad va por delante. Así que ese pensamiento no debe rondar por la cabeza de nadie… En fin, que lo de este fin de semana deberá ser atractivo. Triunfos como el de la Copa, mezclado con el del pasado fin de semana, hacen que las puertas del Corona se ensanchen para que venga más afición y vuelvan a confiar. Llega el momento de esos que son propicios para enmendar el camino. Santos debe aprovechar todas esas circunstancias que parece se empiezan a acomodar, como cuando los astros se reubican estratégicamente para que sucedan cosas diferentes. Así está el panorama y la tabla, así como apremia, también seduce e invita a la mejoría significativa. Santos está ante la oportunidad de escalar peldaños. Pero no sólo eso: también puede cimentar una racha positiva, que tanto falta le hace en este torneo. El futbol a veces es cruel, pero también tiene la capacidad de renovar ilusiones a toda velocidad.Se obtuvo un buen resultado el pasado domingo, pero mejoría latente no hubo. No debemos olvidar que Oswaldo apagó el fuego cuando se presentó, y que el gol fue una obra de arte del colombiano. Pero mejoría… Falta mucho. Es importante no olvidar que en el último partido en el TSM ante Querétaro, el Santos se fue herido por una daga llamada realidad, donde el visitante desnudó todas las carencias del Santos. Ante Toluca es una buena oportunidad para demostrar mejoría y progreso. Hay que ganar 3 puntos más en casa.