TRIBUNA FUTBOLERA

¡Fraude!

La siguiente expresión se aplica al Puebla. “Quien dice que es, no es; porque cuando es, no dice”. Los camoteros fueron desnutridos, desobligados, empezando por su incógnito dueño y una total desorganización.

Parece que hoy son otros, no porque los dirija Lapuente y la franja la regresaron al uniforme, sino porque los sobresaltos administrativos no proliferan, y a partir de ahí, todo se siente mejor. Por eso, Puebla no es quien decíamos que era; es otro, desconocido en su expresión, conocido en su función.

Pedro con su Santos ha tratado de ser diferente, enigmático, silencioso. Oculta algo de la alineación con la cual pretenderá iniciar pero no esconde realidades que siguen siendo obvias. Por ejemplo: Crosas no ha mejorado en su función defensiva; Quintero no ha mejorado en su labor colectiva. Lugo no hace perdurar su actividad por más de 60 minutos y Juan Pablo no achica más espacios durante todo el juego.

Esto no se esconde. Con el hecho de no exhibir entrenamientos, no se modifica lo negativo.San Luis y Guadalajara han sido los rivales de Santos en el actual torneo. Ellos, no presentaron ningún refuerzo importante, tienen nuevos técnicos y les falta plantel. Si rápido hacemos una comparación, Puebla posee los mismos rasgos de los dos anteriores equipos. Por lo tanto, tenemos que esperar, al menos, que Santos no pierda.

Pero empatar no sirve de nada en la jornada. Acumular puntos por la vía del empate, podrá beneficiar a la larga pero no a la corta.En dos fechas, Santos es el cuarto lugar general con 4 unidades empatado en puntos con Atlas, Cruz Azul y Querétaro. Abajito está Pachuca con tres. Si Santos empata mañana, por naturaleza va a ser superado por alguno de los cuatro equipos antes citados.

Con este argumento se sostiene que empatar no sirve. Si Rentería aparece, lo veremos. Sólo es necesario acordarnos que él es punta, y en esta posición, sobran jugadores en el plantel. Se les desea que no se indigesten con el camote poblano.