TRIBUNA FUTBOLERA

Encontrar agua en el Sahara

Santos respira. Parece que el universo ha sido creado otra vez para poder vivir con tranquilidad en él. Cuando el equipo de Caixinha se había estancado en un pantanal futbolístico, las circunstancias empezaron a cambiar. Hacía mucho tiempo que el Santos no divertía a su afición.

El partido se volvió una especie de pelea de box, donde dos fajadores se tiraron constantes golpes en la mandíbula. De ida y vuelta, con muchos errores, pero también con aciertos, bastante desorden y mucha intensidad. Sin gran futbol de calidad, pero sí ese esfuerzo contagiante del que tanto hablan los altos mandos.Se supone que ésta debería ser la realidad constante y de cada partido del Santos; o eso es lo que le prometieron a la afición tras el fracaso.

Verdad es y no es mentira que prometieron un mejor nivel futbolístico (y no es mejor, es peor), que verían al equipo más aguerrido de todos (por momentos lo es, pero sin brújula), que se sentirían orgullosos de su equipo (pues no, la mayoría de la afición se siente desilusionada), que la situación no podría ser peor a la del torneo pasado (pues está “más” peor).

Repito: verdades y no mentiras ¿estamos? Alabada victoria la del viernes, bonita y emocionante. Eso es innegable. Urgente porque había cosas que camuflajear, como los altercados entre santistas durante el entrenamiento semanal.Salió a relucir mucho en los medios nacionales… “se van a dar cuenta a nivel nacional que somos un desastre” (¿más?) habrá pensado alguno. Pero bueno, afortunadamente llegó la victoria.

Fue como encontrarse un garrafón de agua en medio del Sahara. Y el Santos se lució en esfuerzo, en intensidad y en ese plus curioso que Caixinha les contagió. Dejó que le pegaran, pero también supo pegar. Una pelea futbolística bastante emotiva. El Santos sigue teniendo un estilo de juego bastante desangelado: correr con intensidad, poco orden y nula estética en su juego.

Demoledora la estadística que apareció en un noticiero deportivo a nivel nacional: “Santos es el equipo que menos toques liga en sus partidos”.Por eso el futbol que producen está como está.  

Sigue encendida la llama, pero volvemos a lo mismo y pregunto ¿éste equipo está para aspirar a eso? ¿a estar arañando posibilidades matemáticas? ¿A ser una escuadra de futbolistas que viven de esperanzas porque el futbol no les alcanza? ¿A quejarse de los árbitros cuando no pueden defenderse a través de su propuesta de juego? merecida victoria, pero falta mucho, mucho, mucho.