TRIBUNA FUTBOLERA

Cambió la receta

Qué imagen tan distinta y tan distante la del Santos que derrotó como visitante al Veracruz, a diferencia del Santos ralentizado y pelmazo de las últimas (un montón) de jornadas. Y es que Pako cambió la marcha; le metió otra velocidad y un chip diferente al sistema. Pero sobre todo, el cambio estuvo en la manera de jugar.

Un Santos veloz, vertical, directo, incisivo y punzante que no permitió que Veracruz tuviera siquiera un respiro. De ida y sin vuelta. Así trajo el Santos a los de Reinoso que no supieron la manera de hacerle frente a la dinámica que los laguneros le imprimieron al ritmo. Me gustó.

El hecho de que miles de personas ya no nos hayamos aburrido es mucha ganancia.Pero no sólo eso: nos entretuvimos.

Del Santos que aburría e invitaba al bostezo (y que tenía a los niños del TSM dormidos en los brazos de sus papás), pasamos a ver a un equipo con disposición y una dosis de esfuerzo desparramado con sentido, no a lo bruto como cabras del monte.

Se abocaron más al respeto de su mejor gracia: golpéame que yo te golpearé más duro y en más ocasiones. Lo de Pako era bonito en idea y en concepto; un equipo que tuviera la pelota y controlara los tiempos de los partidos.

Pero el Santos no sabe hacer eso, porque no tiene futbolistas que sepan urdir el juego de manera tan artesanal.

Su cualidad es ir en todo momento sobre el rival. Uno debe saber conocer bien a su gente. Seguramente fue también el peor partido del Veracruz en el torneo. Situación que se confabuló con el cambio de sistema del Santos y una mejor disposición de sus jugadores. Pero bueno, para que las cosas buenas sucedan se deben integrar algunos factores.

Es sano reconocer lo bueno, pero también es sano reconocer lo malo. Existe que gente que odia que se critique al Santos (como en ésta columna), pero a esa misma gente también le frustra que cuando el equipo juega bien también se reconozca en éste espacio.

Es tan divertido ese proceso. Cuando el Santos pierde, los críticos no ganamos. Y cuando gana, los críticos no perdemos.

Pero bueno, hay a quienes les cuesta mucho comprender ese contexto. Una cosas es disfrutar con el análisis (independientemente del resultado, pues lo que uno goza es analizar) y otra muy diferente es disfrutar con las derrotas o victorias. Que disfruten con las derrotas los que odian al Santos. Y que gocen las victorias sus aficionados.

Felicidades al Santos por su victoria.

Viene Cruz Azul al TSM y suelen ser buenos partidos.