TRIBUNA FUTBOLERA

Calificar o no calificar…

Dramática la cosa. Hasta anoche las circunstancias eran muy cambiantes. Hoy, podría ser igual. Nuestro sistema es benevolente y muchas veces eso es lo que lo transforma en una competición bastante atractiva. No me gusta el calificativo de mediocre, me quedo con el de equitativo, democrático. Para el Santos fue irse a dormir con incertidumbre, sabiendo que los deberes no fueron hechos en su totalidad. Estar ganando un partido por 2 a 0 y terminar empatándolo es un gancho al hígado. Al Santos le suele pasar mucho que se mete en aprietos cuando siente que tiene los partidos atados. Hasta caen gordos. Casi siempre les pasa. Como diría el Chavo del Ocho en la escuelita: “Ah qué bruto, póngale cero”. Sí, que les pongan cero.Me comenta mi círculo de amigos que ellos prefieren que no califique el Santos, porque conociendo a esta directiva, si acceden a la liguilla, verán eso como un grandísimo, magistral y descomunal logro, y encontrarán en ello el pretexto perfecto para dejar al equipo así, para no generar cambios en la plantilla para el próximo torneo y concluir que con lo que se tiene se pueden hacer grandes cosas para el futuro (eso nada más ellos se lo creen). Tal vez sea mejor no calificar, porque de ser así sería un fracaso con todas las de la ley; una caída formal y directa, lo cual indicaría que se necesitan cambios, refuerzos, una sacudida. Y en serio se necesita, porque el Santos tuvo un torneo malo, tirando a mediocre, arañando hasta la última jornada las posibilidades.Si van a calificar, que avancen y no se queden en las primeras de cambio. Si van a calificar, que no sea para dejar a la afición con la miel en los labios. Si van a jugar la liguilla con esa “costumbresota” (de Caixinha) de sentir que en determinado momento del partido (y con el marcador en ventaja) es momento de reducir la marcha, están pero muy equivocados. Ya saben lo que les sucede ¿Cuesta tanto trabajo asimilar eso? ¿Es tan difícil para el cerebro humano comprender esa circunstancia de la dinámica del juego? Pues para los jugadores del Santos y su cuerpo técnico, sí. En lo personal espero y no califique, porque ese será, como ya lo mencioné, un buen motivo para no meterle mano al equipo (para bien) rumbo al próximo torneo. Que no se les olvide que, por su “propuesta” de juego, casi nadie fue a verlos al TSM en todo el torneo. Califiquen o no a esta liguilla, el equipo requiere cambios, pero que sean tangibles y no parches para subsanar (o medio subsanar) lo que se fue antes.