TRIBUNA FUTBOLERA

Cables cruzados

Pedro Caixinha voltea para un lado y el equipo voltea para el otro. Parece que el portugués da una indicación y los jugadores la acatan al revés. Les pide que sean más intensos y corran, pero el equipo por momentos se ve lento y se mueve poco. Surge la sensación de que los futbolistas no hacen las cosas como al portugués le gustaría que las hicieran. A mi parecer, faltan jugadores que generen explosión, una combustión interna. Los que están ya conocemos su nivel y lo que son capaces de hacer; algunos hacen mucho, otros poco y nada. Pero hace falta algún diferente, algún “killer”. Santos no lo tiene en ninguna línea del campo. Salvo Quintero y algo atractivo que pueda hacer Rentería, no existe alguien que dinamite los partidos.  Esto es tarea para el futuro próximo. Oribe es ya tan lejano… pero bueno, se fue y no volverá. Si vuelve será para decir adiós y con un nivel poco significativo. Eso sí, el Santos mereció mejor suerte: el penal de Rodríguez, las fallas de Orozco e Izquierdos, y otras situaciones de claridad pura, dictaminaron que el destino del partido fuese otro. Fabuloso gol de Ludueña. Duele más cuando un ex te hace la maldad. El destino en el futbol mexicano suele ser muy cambiante por el sistema de competición, pero se supone que el Santos, por historia, no debería depender de esa “suerte”. Se supone que es un equipo que iría cimentando su destino con buen juego, con resultados satisfactorios y no mendigando puntos y volteando a las matemáticas de la tabla.Santos por momentos jugó bien, pero le cuesta mucho mejorar por sobre sí mismo. Es un equipo un tanto aburrido, lento, que despega de vez en cuando con algunos chispazos. Claro es que el principal aliciente es poder ingresar a la liguilla. Pero que les quede claro a todos: entrar a la liguilla jugando mal, agarrándose al rosario y al sistema benevolente, es mediocridad. ¿O pueden garantizarnos que si ingresan a la liguilla lo harán bien, dando espectáculo y agrandando a su afición? Porque entrar a la liguilla para ser despachados a la primera no tiene mucho sentido. Tal vez sería bueno para ganar algún dinerillo extra por publicidades y televisión. Pero esto es futbol.Al Santos ya le está gustando meter los dedos a un enchufe tras estar mojado; el resultado es quedar medio electrocutado. Parece que no espabilan. Entre semana desmantelaron a Chivas, pero eso, hoy en día, no tiene ningún mérito. La liguilla se aleja. Tanto afición como entrenador (Caixinha), merecen un mejor equipo.