TRIBUNA FUTBOLERA

Brasil, Suárez y México

Pues Brasil está en Cuartos de Final. Como quería todo su país y como también lo deseaba la FIFA. Sigue sin gustarme el futbol del anfitrión. Siguen sin ser, por mucho, la mejor versión de la selección brasileña. Hemos visto mejores escuadras representantes de la “verdeamarela”. Y batalló con Chile; tal vez más de lo que se podría haber anticipado. Mereció acceder Brasil a cuartos de final porque intentó más y metió en aprietos a Bravo. Chile estuvo un tanto contemplativo, pero cuando quiso, medio pudo. Inclusive el disparo al larguero de Pinillos (al minuto 120) pudo cambiar la historia.Si Chile hubiese ganado; colapso total y se habría venido abajo el “teatro” montado por el gobierno para camuflajear la desigualdad. Quien nunca se aplacó fue Suárez. Tremendo futbolista, un “killer” del área, pero con un desequilibrio psicológico. Tercera vez que lo hace. Ya antes había sido castigado, pero no entró en razón. Por eso la FIFA le propina un castigo descomunal. En el fondo siento que la FIFA castiga más lo extraño del caso que lo grave de los mordiscos. No es lo mismo una mordida que una patada que lesione de gravedad a un rival. Lo segundo no se castiga con tal severidad. Cuando niño, Suárez era constantemente golpeado por su padre, que era militar. Quizás de ahí provenga el origen de su despreciable conducta. Y para todos los mexicanos hoy es el día más esperado en muchos años. El equipo de Herrera se presenta en Fortaleza para tratar de cambiar la historia. Holanda está un escalón más arriba de lo que México ha enfrentado hasta ahora. Por eso es una prueba tan dura pero, a la vez, fortificante. México sí puede eliminar a Holanda porque tiene argumentos futbolísticos para hacerles frente. Holanda es una potencia, pero no tienen la misma intensidad ni el coraje que México ha mostrado. Está por demás decir que en la tribuna habrá miles de mexicanos que llevarán en volandas a nuestra selección. Estará también el calor, contra quien los holandeses ya van perdiendo. Si México avanza hoy, yo me sentiré satisfecho. Eliminar a Holanda no es algo que muchos logren hacer. Holanda pulverizó al campeón del mundo en su presentación. México era un trapo viejo y sucio durante la eliminatoria y pasó a ser, en pleno Mundial, una escuadra bien configurada y con un estilo de juego bien definido. Es decir: en muy poco tiempo, vino un cambio radical. Hoy es un día para vestirse de gloria. Y si no, hay que estar orgullosos por las alegrías que nos dieron en Brasil.