Tribuna futbolera

Al santos le faltó algo

En el fondo siento que Santos fue un tanto condescendiente con Monterrey. Santos es mucho mejor equipo, domina mejor su sistema, sus individualidades están en mejor ritmo y carburan con mayor intensidad que las de los Rayados. Inclusive el juego colectivo del Santos es más atractivo, con más sentido y una mejor circulación de la pelota. Pero en el Tecnológico el Santos se auto empequeñeció por varios lapsos. Monterrey llegaba al partido en total desconcierto; de juego, de motivación y hasta de capacidades disminuidas. Y sí, el Santos fue, porque quiso, condescendiente con su rival en turno.
Me cuesta trabajo darme cuenta de lo sucedido ayer cuando a mi mente viene aquel partido en el Azteca ante el América, donde Santos se reintegró en todos los sentidos tras ir cayendo por dos goles. La historia ya la conocemos. Pero en ese partido se vio un equipo que fue subiendo como la espuma hasta destartalar a su rival. Me cuesta trabajo recordar eso y analizar lo que sucedió ante Monterrey. El Santos solamente subió su intensidad a un nivel menor. Monterrey no progresó en el partido gracias a lo que sus jugadores hicieron; el local progresó porque el visitante no fue lo que acostumbra ser. Así dictó la historia el primer tiempo.
Pero el Santos tiene un aura mística: algo anda sobrevolando al Santos cada vez que juega, ya sea de local o de visita. Hay un ángel que se quita la aureola y se la pone a quienes terminan metiendo esos goles que terminan por llevar al Santos a emparejar marcadores. Otra vez se les felicita por ello, pero ayer se dejaron mucho, demasiado, en el primer tiempo, en cuanto intensidad y ritmo. Qué bueno que emparejaron el marcador, qué bueno que siguen con esa tendencia frenética, pero deben entender muy bien que con su juego pueden ser superiores a cualquier rival.
Por momentos me daba lástima el local, porque no demostraban una gran capacidad para ligar un circuito atractivo del juego. En cambio el Santos no plasmó su acostumbrado circuito porque no quiso. Entretenido de todas manera, eso sí. Buen partido con dos equipos que buscaron la victoria. En el balance Monterrey generó más peligro, y el Santos concretó las que tuvo a su merced. En el fondo me sabe un tanto malo el empate, a pesar de haber venido de abajo, porque en el papel el Santos llegaba mejor a este partido. Siempre hay margen de mejora.