Tribuna futbolera

Ya fue otra cosa

Hay un mundo de diferencia entre la fase de grupos de la Libertadores y la etapa de eliminación. No recuerdo que el Santos haya tenido complicaciones durante la primera ronda. Pero ayer ya las tuvo ante Lanús. Oswaldo salvó al equipo cuando le correspondió entrar en escena, pero no fue suficiente cuando el final se avecinó trágico. Era de esperarse que en los octavos de final la exigencia sería mayor, o mejor dicho, que ya hubiera exigencia por parte del rival. Lanús no es un equipo de gran calidad, ni tampoco tiene individualidades superiores, en cuanto a nivel, a las del Santos.
Tal vez el Santos tenía un poquito incrustado en el cerebro el pensamiento de la exigencia de la fase de grupos, la cual fue nada en lo absoluto. Puede ser, pero Lanús tiene garra, orgullo, amor propio, y sabe ocultar un poco sus limitaciones a través del empeño que le ponen a su juego. Lo bueno, dentro de lo malo, es que Santos anotó como visitante. Lo trágico es que si Lanús marca un gol en el TSM la cosa se pondrá bastante complicada para los de Caixinha. Me queda un poco el mal sabor de boca porque noté que el Santos por momentos pudo pero no quiso. Es un equipo muy superior al argentino, pero no, no desplegaron la cantidad de recursos, sobre todo ofensivos, que sabemos tienen.
Seguramente para el regreso en el Corona el Santos saldrá con el único horizonte de clasificarse a los cuartos de final, pero no deben olvidar que para estos equipos argentinos la Copa Libertadores es una obsesión, que lo más maravilloso que les pude suceder es venir a México (donde su Dios Maradona ganó un Mundial) y salir victoriosos de aquí. Para los argentinos es de vida o muerte jugar en nuestro país. Al Santos y a Caixinha debe quedarles muy claro que son superiores, que aquí en Torreón no cualquiera viene a imponer condiciones y que si juegan a lo que saben, a lo tsunami que se avecina, nadie los puede contrarrestar en su campo.
La eliminatoria no está sentenciada, pero deben apelar a un mejor trabajo entre líneas, porque estuvieron muy separados el medio campo de la ofensiva, había un pozo en ese sector, y eso provocó que faltara conexión. No sucedió una tragedia ayer, pero el asunto está subrayado con rojo. Sabemos que los de Caixinha pueden dar más y saben jugar mucho mejor. Sí, no es lo mismo la fase de grupos que la tanda de eliminación directa. Se vendrá el partido de vuelta y la opción de revancha del Santos. Deberá ser un partidazo.