Tribuna futbolera

Desastre en el azteca

La defensa del Santos es igual, o peor de mala, que la del Bayern de Múnich. La defensa del Santos es garantía de gol para cualquier equipo que juegue contra ellos. Al finalizar este torneo, el Santos, Caixinha y su gente, deben invertir para reforzar esa línea. Santos hizo ayer el ridículo de manera grotesca. El primer tiempo fue malo, bastante malo. En lo personal vi al América de todo el torneo: bajo de nivel, con poca propuesta, bastante desconexión entre sus líneas, sin mucho cerebro para construir futbol. El Santos, por su parte, se mostró un tanto precavido para después hacer gala de su buen juego ofensivo. Como que quería, pero no se atrevía.
Luego el futbol es cambiante y difícil de entender en sus contextos; Santos empata, se pone en ventaja y la amplía. Bien. A la contra y aprovechando espacios de la también mala defensa del América. Pero luego algo hace corto circuito: el Santos baja las revoluciones ya con el 1 – 3 y poco a poco se fue replegando. Caixinha: ¿te acuerdas de aquella final de Concachampions ante MTY en el Tecnológico? ¿Te acuerdas que tu equipo tenía ventaja y te remontaron también? Eso fue una tragedia y lo de ayer fue lo mismo, pero al cubo. Santos se empequeñeció a su mínima expresión. Cuando atacan son fabulosos, pero cuando defienden dan ganas de llorar.
Vamos a entendernos para ponernos de acuerdo, Club Santos: ¿cada vez que el América les vaya a llegar va a ser gol 100% seguro? Digo, para que así su afición no se llene de ilusión y esperanza, porque queda claro que no pueden contener los embates, vengan como vengan, de su rival. Ayer los laguneros tuvieron que soportar una orgía de goles de un rival muy odiado que los remontó. La cosa estuvo fea y hoy el Santista tiene la cabeza metida en la tierra como avestruz. Y sí, todo por culpa de sus “guerreros”. Pedro: tienes mucho, demasiado, bastante, a lo bárbaro, por corregir.
Parece que sólo Peralta entiende lo que es jugar en este equipo, pues es la única garantía de gol. Quintero sigue mal, Orozco a veces se tropieza con sus propias ideas… y ya, luego se enfadan en ciertos sitios. Lo de ayer no tiene perdón alguno más que el avance a semifinales. Lo que se avecina en el TSM debe ser el acto de redención ante su fiel afición. Parece que dejaron la vergüenza ayer en el DF. Espero la puedan recuperar para el sábado.