Tribuna futbolera

Bien y mal

Cambios notorios en la alineación que mandó Caixinha. Esta vez no estuvo Quintero, ni Orozco. Pero estuvo Escoboza, que se significó. Me da gusto. Porque tras haberse recuperado de la lesión deja en claro que su nivel futbolístico no se averió. Hermoso gol. El Veracruz, a pesar de estar en el fondo, no se vio mal, no juegan tan mal. Tal vez anduvo un poco presente el espíritu maléfico que existe para el Santos en ese estadio. Sí, como en León, por ejemplo. Aunque jugar a esas horas, con semejante calor y, sobre todo, humedad, es un factor cruel para quien es visitante ahí. El Santos ya no está acostumbrado a ese contexto. En un pasado no muy remoto sí, pero ya no.
Por cierto, me gustó la escena, durante la hidratación del primer tiempo, de Caixinha charlando con el bloque defensivo. Pedro se da cuenta de las cosas y en el momento trata de corregirlas y, si es necesario, no duda en recurrir a la reprimenda. La defensa se había visto mal, lenta y dubitativa en los primeros 25 minutos. Por eso vino el gol, pero eso el local los castigó muy pronto. Además, Cejas fue el culpable de que viniera ese gol. La imagen de la televisión es la evidencia irrefutable. Además, Abella pudo molestar más a Borja. Si Caixinha está depurando el cuadro titular de ineficientes, pues le falta erradicar a Cejas. Digamos que no estorba, pero aporta cero en lo absoluto.
Fantástico gol el segundo de Santos; jugada pre fabricada. Peralta se esfumó del desbarajuste del área para aparecer fantasmalmente a rematar. Lo malo: poco tiempo después vino el empate en una fea omisión de Calderón (Otro Cejas) y la falta, otra vez, de intensidad de Abella. El lateral santista empieza a hacer agua, bastante agua. Así como el Santos crece, se empequeñece también. O al revés se empequeñece y luego crece. Pero no hay una constante. Eso se debe modificar a la de ya. Viene lo más importante.  
Y Oribe. Oribe falló en el momento crucial. Esa que tuvo al final era la del triunfo. Santos no ha tenido buena suerte como visitante en este torneo. Bajo nivel y no mucha brillantes en feudo ajeno. Digamos que por momentos se vio bien ayer, pero por otros se vio mal. Falta lo que dictaminará hoy la tabla de posiciones. Falta también que Caixinha les inyecte un poco de esa pasión que tanto le gusta a los aficionados. Hay quienes me comentan que ven con más pasión, a veces, al portugués que a los jugadores. No importa el rival, porque Santos hace cosas impensadas, pero deben luchar contra sus propios demonios.