Corredores a fondo

Hagamos un alto para reflexionar

El año está por terminar y la vida sigue su rumbo de forma acelerada dejando poco tiempo para una reflexión profunda sobre el  verdadero significado de lo que celebramos  en esta época de navidad.

Es común escuchar que el tiempo vuela y que es complicado el cumplir con todos los eventos sociales que son organizados en estas fechas con el pretexto de convivir con las amistades, con los familiares y compañeros de trabajo.

Amigo corredor te invito que hagas un alto total en este momento y te hagas una pregunta sincera ¿Soy feliz y dejo algo positivo a quien está a mi lado? Te comparto esta reflexión que llego a mis manos:

El amor nunca se pondrá al servicio de nuestro ego  para conseguir seguridades o alcanzar provecho personal. El Amor va siempre en dirección de los demás y se oliva de uno mismo.

Seguimos sin enterarnos de que el amor que predica Jesús es absolutamente eficaz si se hace vida, pero es completamente inútil si se queda en teoría.

Todos necesitamos ayuda de los demás; pero también yo puedo ayudar a quien encuentro en mi camino. Cada uno necesitará algo distinto, pero puedo estar seguro de que a todos puedo dar algo de mí.

¡ No podemos seguir esperando que Dios arregle las cosas..!

luis.hernandezm@milenio.com