Corredores a fondo

Ecos del maratón en el Mundial de Atletismo

El lunes pasado arrancó el Mundial de Atletismo en Beijing con una gran sorpresa en la prueba del maratón dominado por Ghirmay Ghebreslassie, un joven de tan sólo 19 años.

Nacido en Eritrea, al noreste de África, esta joya del atletismo mundial desató a todos los favoritos y a las condiciones adversas que en estas fechas predomina en Beijing. Ghirmay se convirtió en el fondista más joven en ganar un Mundial con un registro de 2 horas, 12 minutos y 12 segundos.

La prueba de maratón en los mundiales se ha convertido en un evento incómodo para los amplios favoritos. Es fácil entender que las grandes estrellas prefieran cuidarse para las bolsas que se reparten en los maratones internacionales, como ejemplo en Boston, que reparte un premio de 150,000 dólares más todos los bonos de patrocinadores que sin duda atraen más que un oro del mundial de atletismo que vale alrededor de tan sólo 60,000 dólares.

Increíblemente ningún keniano se llegó a colocar en el pódium de triunfadores; los plusmarquistas mundiales Dennis Kimetto así como Wilson Kipsang se retiraron en esta ocasión por las condiciones adversas del clima.

El abandono de los grandes favoritos abrió la posibilidad al resto de los competidores por la conquista de la medalla de oro.

Ghirmay fue el que llegó más entero en los kilómetros finales, cruzó la meta con un tiempo muy discreto pero es así como se debe asegurar una prueba durante un Mundial o unos Juegos Olímpicos en donde la gloria de una medalla de oro vale mucho más que todo el dinero del mundo.

¡Ghirmay, un joven corredor que nos inspira a nuevas conquistas!

 

 

@trainer_oficial