Corredores a fondo

Doping, epidemia en alto rendimiento

Una de las frases más comunes entre los atletas de alto rendimiento es “yo estoy limpio”, asegurando que nunca han ingerido nada prohibido en pro de elevar su rendimiento, además de confiar plenamente en su equipo de entrenadores y staff médico.

El rey de las carreras de fondo, Mo Farah, está en el centro de la polémica por un supuesto dopaje dado a conocer en un reportaje de la BBC de Londres, acusando a su entrenador, Alberto Salazar, de ejercer prácticas de dopaje con sus atletas.

Este reportaje ha despertado muchas dudas sobre una verdadera transformación de Mo Farah para alcanzar la gloria olímpica al ganar los 5,000 y 10,000 metros en Londres 2012, ya que desde que se puso en manos de Alberto Salazar su ascenso ha sido meteórico.

Las investigaciones continúan en torno a este nuevo caso de práctica de dopaje por un “nuevo héroe del atletismo mundial”; si todo resulta verdadero, sería un duro golpe para el atletismo mundial.

Buscar la gloria deportiva a cualquier precio siempre será lamentable, ya que todo lo que no esté permitido debe ser castigado. Los controles en atletismo deben ser más estrictos y las sanciones por doping ejemplares para que ningún atleta se vea tentado en incrementar su rendimiento con la ayuda de sustancias prohibidas.

No se tienen los elementos suficientes para afirmar si Mo Farah, sus compañeros de equipo y el entrenador Alberto Salazar sean culpables de dopaje, pero de lo que sí estoy seguro es que nunca debemos elevar a un atleta a niveles de semidios, ya que en el alto rendimiento hace mucho se olvidaron del juego limpio.

¡ÁNIMO, y disfruta del correr naturalmente saludable!

traineredp@hotmail.com